96. Productividad para programadores

Transcripción

¿Qué es la productividad? Básicamente la productividad es hacer el máximo trabajo posible, durante el tiempo que pasas trabajando o, en otras palabras; no distraerte y no hacer cosas que no sean del trabajo, cuando estás trabajando.

Cuánto más productivo seas, menos tiempo necesitarás para hacer las cosas. Hay muchos libros de productividad y muchas técnicas y mucha información sobre esto, pero no todas son aplicables a todas las personas y todos los sectores.

Lo mejor es simplemente, probar y probar. Y ver qué te funciona, hay que dejar en claro que somos personas y no máquinas, necesitamos descansar, relajarnos y eso es necesario.

Intentar ser híper productivo, puede traer malas consecuencias a medio largo plazo, como acabar quemado de tu trabajo, de lo que haces, de lo que hasta el momento te gustaba hacer, u olvidar otros aspectos importantes de tu vida.

1. Trabajar sin distracciones

El primero de todos es trabajar solo. En término de productividad, esto es lo mejor; en términos de relaciones sociales quizás no lo sea tanto, ya que a veces trabajando solo puedes echar en falta el hablar con otras personas.

En una oficina hay muchas distracciones que pueden afectar tu productividad. Cuando estás programando sobre todo necesitas estar focalizado en lo que estás haciendo y a veces esa mínima distracción de alguien que te habla, que te pregunta, de un ruido que hace alguien te puede hacer perder el hilo de lo que estabas haciendo o hacerte de nuevo empezar a volver a meterte en el tema en el cual estabas focalizado. Así que, como programador, programar solo ayuda un montón.

2. Time Boxing

El segundo es el “time boxing” sobre todo esto es importante cuando tienes varias cosas que hacer. Por ejemplo en el caso de los freelancers, si tienes varios clientes, si tienes que escribir un blog, hacer un podcast, tienes varios proyectos, varios problemas que solucionar…Si no te organizas bien el tiempo, no vas a ser productivo.

La técnica del “time boxing” consiste en establecer día y hora para cada tarea. Básicamente puedes utilizar cualquier aplicación de calendario y ahí vas colocando los bloques de trabajo que vas a hacer.

Cuando trabajas sin la técnica del “time boxing” es muy fácil olvidarte de hacer las cosas simplemente porque no tienes una fecha concreta y una hora para hacerlo.

3. Establecer objetivos

El tercer punto es planear el día con objetivos y esto completamentaría un poco la idea del “time boxing”. Lo que se tiene que hacer es establecer una serie de objetivos a la mañana; a primera hora mirar, lo primero que se hace es mirar el calendario y ver esas cosas que tienes que hacer, y establecerte esos objetivos pequeños, objetivos del día.

Sería algo así, como, por ejemplo acabar el login de “x” proyecto, grabar un podcast, corregir el error de este otro proyecto, y así una serie de cuatro-cinco objetivos que tendrías, que cumplir teóricamente ese día.

Esto lo que te permite es estar motivado día tras día cumpliendo los objetivos y encontrando esa pequeña motivación que te hace sentirte productivo al final del día, cuando ves que esos objetivos se han cumplido.

4. Establecer una oficina

El cuarto punto tiene que ver con el tema de trabajar en casa y es básicamente que la oficina en casa, es como no estar en casa. Esto es importante si trabajas desde casa.

Se basa en mentalizarte en que tu oficina no está dentro de tu casa, sino como si fuera una oficina dentro de un edificio de oficinas (valga la redundancia). Para ello básicamente lo que ayuda es tener un habitáculo, una habitación que tenga pinta de oficina, que tenga material de oficina y que únicamente sirva para ello.

El objetivo es que no vayas a hacer un descanso cuando te dé la gana a ver la tele, a coger algo en la nevera, a tirarte en el sofá; tienes que imaginarte que estás en un edificio de oficinas y si necesitas practicar algo entre horas, simplemente tráetelo a la mañana antes dentro de la oficina.

Obviamente, comer utilizando tu cocina, esa es una de las ventajas de trabajar en casa, pero te tienes que organizar los descansos, y en esas horas de la mañana y horas de la tarde; a hacer esos bloques de quizás cuatro horas a la mañana, cuatro horas a la tarde dentro de tu oficina; como si estuvieras realmente de un edificio únicamente que tuviera oficinas.

También ligado a esto; otro tema que es importante, aunque quizás no lo puede parecer mucho al principio; es vestirte como si fueras a trabajar. Si estás en casa no quiere decir que puedas ir en pijama básicamente por dos motivos.

Uno, porque no creas ambiente de trabajo y eso quieras que no psicológicamente se nota y afecta. Y el segundo es que, igualmente, aunque trabajes desde casa; tienes que estar presentable para otra gente con la que tengas que hablar.

Ya que, si trabajas desde casa, lo más seguro es que tengas muchas reuniones a través de Skype, a través de vídeo llamada; y obviamente estar despeinado y en pijama no es quizás la mejor forma de dar buena impresión a otra persona. Así que siempre tienes que estar presentable y vestirte como si fueras a trabajar, porque crea esa sensación de trabajo igual que la habitación que utilizas como oficina.

5. Bloquear distracciones

El quinto tip es bloquear toda distracción y esto también va ligado que trabajar en una oficina es un foco de distracciones, pero trabajar desde casa también tiene sus propias distracciones sobre todo relaciones con redes sociales, emails, teléfono…

Si estás trabajando en algo céntrate únicamente en ello para no desconcentrarte y luego cuando acabes, pues ya podrás consultar esa red social, ese email que te ha llegado, esa llamada que te habían hecho… Quizás estas tres son los focos más importantes de distracciones que tienes cuando trabajas desde casa o trabajas desde la oficina también, pero hay muchos programas, muchas técnicas de bloquear todos estos focos de distracción.

6. Estabelecer bloques de trabajo cortos

Y el sexto punto es establecer bloques de trabajo cortos y alternando tareas. Sobre todo en programación esto es importante. Necesitas dos cosas: Descansos entre medias con bloques de trabajo de una-dos horas y alternar tareas.

Esto último básicamente significa no tener un día entero de programación, sino que se pueden ir alternando con tareas más amenas, o que no requieren tanta concentración, o algo diferente simplemente.

Después de seis horas de programación, quizás en la últimas dos te apetezca escribir un artículo, ponerte a mirar una conferencia quizás de algo interesante, antes que programar dos horas más. Porque lo más seguro es que ya no seas muy productivo, después de hacer estado seis horas programando.

Así que busca otras tareas en las cuales puedas seguir siendo productivo, ya que no requieras de esa concentración; y estos son los principales métodos para ser más productivo. Seguro hay algunos otros tips que pueden ser útiles, pero los principales están ya cubiertos.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.

¡Suscríbete

a la newsletter!

Simple y llanamente te mantendré al día una vez al mes a través de un email con artículos o noticias de interés relacionadas con el mundo de las aplicaciones móviles. ¡Nada de spam!