91. ¿Cómo mejorar una aplicación?

Transcripción

Lanzar una aplicación en su versión 1.0, es en realidad el primer paso; no todo el trabajo está hecho ni mucho menos. De hecho, cualquier versión 1.0 de toda aplicación, es la peor versión que va a tener. En teoría, esa tiene que ser la primera de muchas más versiones. Cada versión posterior, tiene que ser mejor y mejor, al menos, idealmente.

Hay muchas razones para actualizar una app y ya hablamos de ello en otro episodio, pero en esta ocasión, nos vamos a centrar en las actualizaciones que se hacen simplemente para seguir mejorando la aplicación.

Hay muchas formas en las cuales podemos mejorar una app: corregir errores, hacer pequeños cambios en la interfaz de un usuario, hacerla más rápida, añadir más funcionalidades (o incluso eliminarlas).

Lo importante, es saber si lo que hacemos tiene efecto o no. Esto, lo podemos hacer básicamente de dos formas. La primera es basarnos en la intuición y en nuestras opiniones de lo que creemos que va a ser mejor, va a gustar más, y que va a hacer que la aplicación sea mejor de cara a los usuarios.

Sin embargo, esta no es una buena opción, ya que te estás basando en la opinión/intuición de una sola persona o de unas cuantas para seguir mejorando una aplicación de cara a muchísimos usuarios que pueden tener opiniones muy distintas a la tuya.

La otra opción que tenemos, es la de mejorar una aplicación basándonos en los datos, en lo que los usuarios ya están haciendo dentro de la app. Obviamente, ésta es mejor, porque si te estás basando en los datos, no te estás basando en la opinión de una única persona, sino que lo haces con base en la de muchas más personas que están utilizando esa aplicación y que están interesadas en ese producto o servicio.

Concepto de Funnel / KPIs

Para ello, lo primero que debemos saber, es cómo medimos si un cambio ha sido para peor o para mejor, y esto nos lleva al concepto de funnel o de KPIS. Estos proyectos están muy presentes en metodologías que también hemos comentado aquí, como el Lean Startup o el Growth Hacking.

Funnel, es la serie de pasos que un usuario tiene que seguir para completar una acción que queremos que haga. Por ejemplo, en un e-commerce, el funnel, podría ser, por ejemplo, en orden, descargarse la aplicación, registrarse, añadir productos al carrito de la compra, y al final, comprar el producto. Este, es el funnel o la serie de pasos que queremos que hagan nuestros usuarios.

Este funnel, lo que indica, es el porcentaje de usuarios que se van perdiendo en cada paso hasta llegar al paso final que nos interesa.

Por ejemplo, quizás se dé el caso de que un 80% de usuarios sí se registran; un 50% añaden un producto al carrito y finalmente, solo un 20% compran algo.

sto es lo que pasa en cualquier aplicación hasta que queremos que lleguen a ese punto final; siempre vamos perdiendo usuarios y los motivos pueden ser bastante distintos. Lo importante es saber cuántos usuarios estamos perdiendo en cada paso para poder irlo mejorando.

Por otro lado, los KPIs, son algo muy parecido: son indicadores que nos hacen ver de una forma más rápida si nuestros objetivos se están cumpliendo o no.

Por ejemplo, en el e-commerce, podemos tener ciertos indicadores como los ingresos por usuarios, o la tasa de registros que nos darán una información muy rápida de lo que está pasando dentro de nuestra aplicación.

Por ejemplo, en el caso de los ingresos por usuario en una aplicación de e-commerce, podríamos decir que inicialmente, empieza con 20 euros por usuario y, el objetivo sería tener al menos 100 euros por usuario.

Sucede lo mismo con la tasa de registro o cualquier tipo de KPI. Es más o menos igual al funnel. Nos permite ver de forma rápida cómo está funcionando nuestra aplicación; si va mejor o si va peor.

El objetivo es utilizarlos para medir todos los cambios que vamos añadiendo. Cada uno de ellos (funnels o KPIs) que tengamos, van a depender del tipo de proyecto y de los objetivos que tengamos con la aplicación.

También hay que decir que estos conceptos se basan en los datos que tienes de tu aplicación. Es decir, que, sobre todo, debes tener un sistema de analytics que te permita crear esto. Si no tienes analytics, no tienes datos, y por lo tanto, no puedes hacer nada: ni funnels, ni KPIs.

Quizás si podrías hacer algo con la base de datos, pero lo normal, es tener un sistema de analytics que además de guardar todos esos datos que recibes de los usuarios, te permita crear estos funnels y KPIs de forma más visual, agradable y automatizada; y no tener que crear estos funnels y KPIs, que sería mucho más tedioso. Si tienes un sistema de analytics, automáticamente estos datos se van actualizando a cada momento, y es muy fácil ver a la evolución.

¿De que nos sirven esos indicadores?

Así que, a través de estos indicadores podemos ver fácilmente si un cambio surte efecto; así como medir su nivel de éxito o fracaso: corregir un error, cambios y aceleración de la interfaz, inclusión o eliminación de funcionalidades, etc.

Por ejemplo, retomando el ejemplo de la aplicación de e-commerce, podemos suponer una tasa de registro baja, de un 60% (sólo un 60% de los usuarios que descargan la app, se registran). Un problema que podríamos tener es que tenemos una modalidad de registro basada en el e-mail, y éste, siempre es un poco complicado a través de los móviles, ya que lo tienes que hacer manualmente y el teclado de un móvil no es como el del ordenador.

Por tanto, podríamos hacer la hipótesis de que si añadimos registro con redes sociales (los botones de Facebook o Google) y hacerlo mucho más fácil para el usuario (quizás en 2 segundos se puedan registrar), seguramente podríamos tener más registros y, por tanto, mejor la tasa de registros.

Al añadir este cambio, podemos mirar cómo ha evolucionado nuestro funnel o KPIs y analizar si esa funcionalidad que acabamos de añadir, ha mejorado la tasa de registro, o no. Si no la ha mejorado, lo que tenemos que hacer es volver atrás, al registro con email y mirar otra forma de mejorar esa tasa; en cambio, si la ha mejorado y se ha cumplido nuestra hipótesis, dejamos ese cambio y seguimos adelante con nuevos hipótesis y así, continuar mejorando esa tasa en caso de ser necesario.

Podríamos poner otro ejemplo: una aplicación que tiene anuncios, en donde queremos mejorar los ingresos por usuario. Una hipótesis inicial podría ser, que, poniendo más anuncios en alguna parte de la pantalla de la aplicación, podríamos obtener más ingresos, al tener generar más vistas de esos anuncios.

¿Ha surtido efecto el cambio?

De la misma forma, si lo implementamos y luego medimos esa tasa de ingresos, podemos ver fácilmente si ha surtido efecto o no.

Un aspecto importante, es que no solo hay que fijarse si un KPI determinado ha mejorado o no; sino que siempre tenemos que mirar “en general” si una funcionalidad, podría estar afectando a otro KPI o punto del funnel y podríamos no darnos cuenta si solo valoramos un paso del funnel o KPI.

Me explico, en este ejemplo de los anuncios, nuestra hipótesis de aumentar los anuncios, podría funcionar en el corto plazo y ese KPI de los ingresos por usuario, suba. Esto tiene mucho sentido porque estás poniendo mas anuncios.

Sin embargo, por otro lado, estaríamos perdiendo en el KPI de retención de usuarios: por poner más anuncios, los usuarios se enfadan y están menos tiempo en la aplicación; de una semana de retención, pasaríamos a 3 días, porque los usuarios se cansan de ver anuncios y la desinstalan.

Así que, puede ser que un cambio afecte positivamente a una parte del funnel, y afecte negativamente a otra. Por lo tanto, la valoración siempre tiene que ser en general. Al fin y al cabo, para mejorar nuestra app, tenemos que seguir la metodología lean start up: hacer una hipótesis, implementarla, verificarla, mantenerla / eliminarla. Y así en todo momento, es un bucle sin fin.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.

¡Suscríbete

a la newsletter!

Simple y llanamente te mantendré al día una vez al mes a través de un email con artículos o noticias de interés relacionadas con el mundo de las aplicaciones móviles. ¡Nada de spam!