90. ¿Cómo hacer el presupuesto para una app?

Transcripción

Hay muchas de presupuestar una aplicación o cualquier tipo de software. Simplemente, voy a explicar cómo yo lo hago y cómo a lo largo del tiempo, he perfeccionado la forma en la que presupuesto aplicaciones y la forma en que mejor me funciona hoy en día. Esto, no quiere decir ni mucho menos, que sea la mejor o la única forma.

Para ello, lo voy a explicar a través de 4 pasos: desde el primer contacto con una persona que está interesada en desarrollar una app, hasta que se desarrolla.

Dar una aproximación

El primer paso, es siempre dar una pequeña aproximación. Normalmente, cuando alguien te contacta, tiene una idea no muy clara de lo quiere hacer o, no con todos los detalles de lo que quiere hacer.

Simplemente tiene una idea general de las funcionalidades que le gustaría que tuviera, pero seguramente no está concretada al 100%. Así que, con el fin de ahorrar tiempo a ambas partes, lo mejor es ofrecer una aproximación inicial.

Es decir, si, por ejemplo, alguien dice que quiere desarrollar una app de compra-venta de productos de segunda mano, con X, Y, Z funcionalidades, lo que tienes que intentar hacer es darle una aproximación inicial y decirle: “Esta aplicación costará en torno a 3.000-5.000 euros más o menos y en torno a 2-3 meses de desarrollo”.

Simplemente dar unos rangos iniciales para que la persona pueda darse una idea de más o menos, cuanto supone el desarrollo de una app. Muchas veces, no es que tengan una idea muy clara de lo que cuesta; simplemente quieren saber más o menos cuánto cuesta.

Como digo, es una forma de ahorrar tiempo a ambas partes.

Obtener toda la información posible

Así que, una vez que se ha dado esta aproximación inicial y ambas partes están en sintonía, lo que se tiene que hacer, es obtener toda la información posible de la aplicación; todos aquellos pequeños detalles que puedan cambiar bastante el presupuesto.

Por ejemplo, si hay algún tipo de mockup o diseños iniciales, es mejor verlos porque facilita visualizar lo que será el desarrollo. En el caso de que no existan, se podrá iniciar su desarrollo entre las dos personas.

Esto es lo más importante: obtener toda la información posible y detalles que va a tener la aplicación con el fin de poder presupuestarlos después.

Redactar el presupuesto

Hay muchas formas de hacer esto. Lo que yo hago, es dividir la aplicación por fases o pequeños módulos. Es mucho más fácil presupuestar cosas pequeñas que hacerlo con una gran aplicación.

Siguiendo con el ejemplo anterior, en la aplicación de compra-venta de productos de segunda mano, sería mucho más fácil presupuestar pequeñas fases como login y registro, listado de productos, el chat interno, el pago a través de la app (en caso de que lo haya), etc.

Es más fácil presupuestar todas estas pequeñas funcionalidades en módulos o fases, que hacerlo en bloque con todo lo que tiene la aplicación. Aquí, básicamente lo que hay que intentar hacer, es acertar al máximo cuánto te va a llevar a ti desarrollar la aplicación y cada una de estas fases.

Para ello, es muy importante utilizar herramientas en todos tus proyectos que te permitan medir el tiempo que pasas desarrollando ciertas funcionalidades.

Me explico. Por ejemplo, si tu has desarrollado 5-6 aplicaciones que tienen un módulo de login y registro, y estás memorizando ese tiempo que te lleva hacerlo, después, cuando hagas un próximo proyecto, será mucho más fácil saber cuánto vas a tardar en hacer una funcionalidad muy parecida.

En este caso, simplemente lo que hace es volver a los proyectos anteriores, consultar el tiempo que has tardado y mas o menos, tendrás una mejor idea de lo que te va a suponer desarrollar ese nuevo login-registro, porque será algo muy parecido y no vas a desviar demasiado de los otros proyectos.

A partir de aquí, yendo fase a fase, consultando los otros proyectos que has hecho, mirando cuánto te puede costar, simplemente lo que tienes que añadir es el tiempo que estimas tardar y a partir de aquí, obtener un coste y multiplicarlo por tu coste por hora.

Otro tema muy importante de los presupuestos, es que tienes que incluir absolutamente todos los detalles que va a incluir la aplicación y dejar bastante claro que, lo que no está en el presupuesto o en la propuesta final, no va a estar incluido en la aplicación.

Con esto, te ahorrarás muchos problemas posteriores. Si eres muy genérico e indicas, por ejemplo: “Módulo de login y registro”, añades un precio, tiempo de desarrollo y lo dejas ahí sin detallar que más va a tener esa fase o qué funcionalidades va a tener ese registro, puede que lleve a problemas y malentendidos entre ambas partes, ya que, cada uno daba por hecho algo.

Por tanto, lo más importante aquí, es incluir cada detalle. Por ejemplo, en el caso del módulo de login y registro, hay que indicar qué va a tener exactamente, qué opciones vas a tener: ¿lo harás con redes sociales?, ¿Qué redes sociales?, ¿Lo harás con email?, ¿Incluirá un reenvío de contraseña en caso de olvidarla?, etc.

Todos y cada uno de estos detalles, son importantes reflejarlos en el presupuesto y luego dejar claro que, todo lo que esté en él, se da por hecho de que no está.

Por tanto, un presupuesto no tiene que ser una única página, sino que tienen que ser varias páginas con la explicación de la funcionalidad concreta de cada fase. Así, la comunicación es más sencilla y nos ahorramos malentendidos.

Entrega del presupuesto al cliente

Una vez que el presupuesto está redactado, incluyendo costes y demás detalles, simplemente se entrega al cliente para su aprobación. Si el cliente lo aprueba, diríamos que empieza el desarrollo.

Un tema aparte son los pagos, pero, también va bastante ligada a la opción de hacer un presupuesto por fases. Muchas veces, los pagos son diferidos. Es decir, una parte al principio, y otra al final; o, todo al final del proyecto.

Depende de cada persona, pero en mi caso, aprovechando este presupuesto por fases, vínculo los pagos al desarrollo de las fases, porque creo que es lo mejor para ambas partes.

De esta manera, lo que se hace es que, al acabar una fase (por ejemplo, login-registro), se entrega la aplicación totalmente funcional, con las fases incluidas. En este caso, estaría login-registro que sería una aplicación que permite iniciar sesión.

Por tanto, al acabar la fase de login-registro, se entrega una aplicación al cliente que él mismo puede revisar para que vea que todos los detalles de la propuesta están incluidos y que todo funciona perfectamente.

Una vez revisada y aprobada esa fase, se realiza el pago, únicamente de esa fase, así que no se paga nada al principio, sino que se hace siempre al final de cada fase.

La idea es que cada fase sea totalmente funcional y esté desarrollada, revisada y aprobada. Creo que es lo mejor para ambas partes o por lo menos, lo que mejor me ha funcionado.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.

¡Suscríbete

a la newsletter!

Simple y llanamente te mantendré al día una vez al mes a través de un email con artículos o noticias de interés relacionadas con el mundo de las aplicaciones móviles. ¡Nada de spam!