84. ¿Cómo crear una app para mi web?

Transcripción

Pongámonos un poco en contexto. De lo que quiero hablar hoy es del caso de alguien que tiene una web, ya sea un e-commerce, blog, etc., y se está planteando el hecho de crear una aplicación porque cree que puede ser interesante, que puede llegar a más gente usuario de móviles, los cuales, hoy en día, son muchos.

El papel de un servidor

El caso es que quiere ver si puede crear una aplicación, si es fácil, si es complejo el pasar esa web que tiene a una versión en aplicación móvil para iOS y Android. La primera pregunta es: ¿es más fácil o más difícil que crear algo completamente desde cero?

¿A qué me refiero con “completamente desde cero”? Pues a la situación de alguien que quiere crear una aplicación y no tiene absolutamente nada, ni siquiera una web. Por tanto, quiere crear una aplicación, o una aplicación y una web, por lo que el desarrollo comienza completamente desde cero. ¿Es más fácil o más difícil que si ya tienes una web?

Teóricamente, el proceso de crear una app tiene que ser más sencillo, por una razón: ya hay un servidor. Este va a ser imprescindible en el 99% de los casos tanto si quieres tener una web y una app, como si quieres tener únicamente una aplicación. Será una pieza fundamental y siempre estará ahí.

Si ya tenemos una web, quiere decir que ya tenemos un servidor. Lo que quizás pasa, es que no esté preparado para comunicarse con una aplicación móvil. Podemos tener esa web y servidor, pero podemos no tener “habilitada” la opción de comunicarse con una aplicación.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cómo funciona la app y el servidor? Ya se ha comentado muchas veces. El caso es que la app no tiene todo el proyecto dentro la app en sí misma, sino que es una interfaz gráfica con la cual el usuario puede comunicarse.

La aplicación no es más que un intermediario entre el servidor y el usuario. Es decir, ofrece al usuario una manera de obtener y editar los datos que hay en el servidor a través de una interfaz gráfica en el móvil.

Así que, sin un servidor, la mayoría de las aplicaciones no tendrían sentido y sería imposible que funcionaran; sin la aplicación móvil, no tendríamos interfaz gráfica, suponiendo que no hay ninguna web ni ningún programa detrás. Sería imposible comunicarse porque básicamente lo tendríamos que hacer con programación.

¿Qué pasa si ya tenemos una web?

Dicho esto, vamos a hablar de ese trabajo extra que posiblemente habría que hacer si ya tenemos una web. Aquí, básicamente lo que tendríamos que hacer para habilitar esa comunicación con una aplicación, va a estar en función de la tecnología que esté haciendo funcionar nuestra web.

En este sentido, hay muchos tipos de web, pero, según el modo en que estén hechas, podríamos dividirlas en dos grandes categorías. La primera, son las webs hechas con CMS, y la segunda, aquellas hechas completamente desde cero, es decir, completamente personalizada con cualquier lenguaje de programación.

Web CMS

Si nuestra web está hecha con un CMS, podemos tener dos situaciones. La primera, es la más sencilla de todas, y es que si estamos utilizando algo genérico del CMS como una tienda online, un blog o cualquier otra cosa genérica que de soporte a estos CMS, puede ser que simplemente tengamos que configurar unas cuantas cosas, y en cuestión de una hora, ya tengamos comunicación con la aplicación hecha.

Esto se debe a que, estos CMS ya tienen la API, que es la interfaz con la cual se va a comunicar la aplicación. Lo único que se va a hacer es permitir ese acceso a una aplicación móvil. Este es el caso más sencillo de todos.

Sin embargo, también está esta otra situación: aunque tengamos un CMS puede que estemos utilizando ciertos plugins o cierta programación personalizada dentro del CMS que no tenga esta API preparada para comunicarse con una aplicación móvil. Por lo que, seguramente habrá que programar un poquito más para permitir esta comunicación.

Por ejemplo, imaginemos que estamos utilizando WordPress y tenemos un sistema de reserva para un hotel, y estamos utilizando un plugin o algo personalizado que hizo un programador. Lo que puede pasar, es que esta funcionalidad extra que hemos añadido al CMS puede ser que no esté predefinida en lo que viene a ser la API (la interfaz de comunicación con las aplicaciones móviles o programas de terceros).

Por lo tanto, tendríamos que programar esta pequeña parte para poder añadirla a esa API. Con esto, ya tendríamos el servidor preparado para comunicarse con una aplicación móvil.

El caso de una web personalizada

Si nos vamos a esta segunda categoría: una web totalmente personalizada con un lenguaje de programación X, dependerá mucho, pero generalmente, también se va a tener que programar esta comunicación con la aplicación casi desde cero.

Aquí ya dependería del lenguaje de programación que se esté utilizando, pero generalmente, el programador tendrá que habilitar toda esta comunicación con una aplicación móvil. Lo que sí que hay que decir, es que generalmente, mucho código se podrá re-aprovechar porque la lógica de la aplicación va a estar compartida con la web.

En teoría, debería ser más sencillo, añadir simplemente esta comunicación a una web existente, que crear un servidor completamente desde cero.

Una vez que tengamos la comunicación con el servidor preparada, ya sea a través de la habilitación de las APIs en los CMS o la programación de la comunicación; o, a través de la habilitación de la comunicación en una web diseñada completamente desde cero, ya se puede crear la aplicación y comunicarla con el servidor.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.

¡Suscríbete

a la newsletter!

Simple y llanamente te mantendré al día una vez al mes a través de un email con artículos o noticias de interés relacionadas con el mundo de las aplicaciones móviles. ¡Nada de spam!