78. ¿Cómo funcionan Wear OS y Watch OS?

Transcripción

Lo que vamos a ver en episodio es ¿qué es concretamente Android Wear y WatchOS? Estos dos nombres hacen alusión a los sistemas operativos de los relojes inteligentes de Google y Apple, respectivamente.

El primero es el sistema operativo de Google, mientras que el segundo es el sistema operativo de Apple. Al igual que Android e iOS para móviles, Android Wear y Watch OS son sistemas operativos, pero para relojes.

En qué dispositivos funcionan exactamente

El de Apple, funciona para su Apple Watch. Tal como funciona con iOS que, básicamente funciona para los iPad y iPhone, el WatchOS es el sistema operativo que hace funcionar al Apple Watch. Por otro lado, Android Wear es el sistema operativo de relojes de Google.

Actualmente, Google no tiene un reloj que genere/fabrique él mismo, sino que es el sistema que utilizan los distintos fabricantes como sistema operativo para sus relojes. Por ejemplo, LG, Casio o Sony son ejemplos de ello.

También hay que decir que el mundo de los relojes inteligentes, no es igual que el de los móviles y las tablets. Mientras que, en estos últimos, Android y iOS tienen el 99% de la cuota de mercado y no hay sistema que haga la competencia; en los relojes sí que hay un poco mas de fragmentación.

Por ejemplo, en el caso de Samsung, ellos utilizan en sus relojes el sistema operativo Tizen, el cual fue creado por ellos mismos. De cualquier manera, podemos decir que Wear OS y WatchOS son los sistemas operativos mayoritarios de relojes hoy en día.

Cómo funcionan exactamente

Generalmente, el reloj lo que hace es actuar como un intermediario entre el móvil y la persona; es una especie de dispositivo que capta cierta información y la envía a la aplicación del móvil. Aquí, depende del reloj en cuestión, pero la gran mayoría de ellos, necesitan al teléfono para funcionar, especialmente para el GPS o WIFI.

Esta limitación, viene dada por algo muy evidente: los relojes inteligentes son dispositivos muy pequeños, más que un móvil o Tablet. Por lo tanto, es más difícil que ciertos sensores encajen ahí. Y si hubiera relojes con esos sensores, suelen ser bastante caros.

Generalmente, el funcionamiento de los relojes inteligentes es el siguiente: nosotros descargamos la aplicación, como una de mensajería, por ejemplo, y automáticamente, si tenemos un reloj vinculado a nuestro móvil, esa aplicación pasa a estar en el reloj.

La cuestión es que el móvil sigue siendo la principal forma de interactuar con la aplicación. Pero al mismo tiempo, con el reloj podemos realizar ciertas acciones como leer o contestar mensajes.

Como ya he dicho, la mayoría de las veces, siempre tiene que estar vinculado. Solo podemos recibir mensajes si tenemos el móvil cerca, a menos que sea un reloj con WIFI o GPS y podamos interactuar con él, sin necesidad de tener el móvil cerca.

Por norma general, el reloj utiliza las conexiones y sensores del móvil. Así que, quien realmente tiene el poder es el teléfono, el reloj es solo un intermediario para hacernos la vida más sencilla, por ejemplo, que no tengamos que sacar el móvil del bolsillo y podamos ver algún mensaje directamente en el reloj.

Qué tipo de aplicaciones se benefician de Wear OS y WatchOS

Como ya decía, no es que haya aplicaciones para relojes, y otras para móviles. Lo que pasa, es que hay aplicaciones que soportan los relojes inteligentes y sus sistemas operativos. En el caso de Apple, podemos tener una aplicación en la App Store que soporte WatchOS; y en Google Play, puede haber aplicaciones que soporte Wear OS.

No todas las aplicaciones tienen sentido y cabida en un reloj. Principalmente por esas limitaciones que tenemos en cuanto a batería o tamaño de pantalla, sobre todo en este punto, no todas las aplicaciones están hechas para funcionar en un reloj. Por ejemplo, ciertos juegos no tendrían sentido en un reloj, ya sea por el tamaño de la pantalla o la potencia del dispositivo.

En general, hay dos tipos de aplicaciones que se benefician de esto: las de deporte y las de mensajería.

Las primeras, son algo obvio: siempre que vamos a correr, es mucho más sencillo captar los datos de lo que vamos haciendo en el reloj. Por tanto, en estos casos, se suele utilizar bastante. Imaginemos una ruta de ciclismo en donde el uso del reloj sería más cómodo: mostraría rutas, tiempo, etc.

Con la mensajería, pasa exactamente lo mismo. El uso del reloj es una forma rápida y sencilla de poder ver y contestar rápidamente los mensajes que nos van llegando.

No obstante, no hay que olvidar que la principal forma de interactuar con las aplicaciones es a través del móvil. No es lo mismo responder con un reloj que con el móvil. Con el reloj, se podría responder rápido; pero si quieres escribir algo mucho más largo, es mejor hacerlo en el móvil donde tienes un teclado más grande.

La idea general aquí, es transportar una funcionalidad concreta que tenga sentido al reloj. No todas las aplicaciones pueden hacerlo, pero sí que hay otras que podrían utilizar ciertas características y funciones del reloj.

Me invento un ejemplo: si tenemos una aplicación de compra-venta de productos de segunda mano, quizás no tenga sentido ver el listado de productos que hay alrededor nuestro para comprar; pero sí que tiene sentido traspasar el chat interno al reloj. De esta manera, podemos ver si alguien nos habla y así contestar rápidamente.

Por tanto, si nuestra idea o proyecto puede tener cabida en un reloj inteligente, siempre podemos añadir soporte a la aplicación de móviles para que esa aplicación en concreto se pase al reloj.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.

¡Suscríbete

a la newsletter!

Simple y llanamente te mantendré al día una vez al mes a través de un email con artículos o noticias de interés relacionadas con el mundo de las aplicaciones móviles. ¡Nada de spam!