59. ¿Cómo comprobar que tu app funciona antes de publicarla?

Antes de publicar una app tenemos que comprobar que nuestra app funciona bien. Tenemos que asegurarnos que no hay ningún error y que todo va funcionar como debería.

Tanto si es la primera vez que vas a publicar la app como si la estás actualizando, deberías seguir un proceso de testing que te pueda asegurar que todo irá bien en el momento de la verdad.

Si algo va mal y publicas o actualizas tu app con errores, todos los usuarios van a verse afectados. Esto se puede traducir en malas opiniones y esto es precisamente lo que hay que evitar.

Las malas opiniones van a empeorar el posicionamiento en las tiendas y, posiblemente lo peor de todo, van a bajar la reputación de la aplicación. Para asegurarnos que nuestra app funciona como debería antes de publicarla podemos aplicar una serie de técnicas o procesos de testing que vamos a ver a continuación.

1. Tests automatizados

Los tests automatizados son pequeñas pruebas que los propios desarrolladores pueden integrar dentro del código de la app. Estos tests pueden ejecutarse a través de programación y automáticamente van a probar toda la aplicación sin necesitar intervención humana.

Estas pruebas generalmente son utilizadas por los desarrolladores cada vez que introducen nuevos cambios en el código. Mediante ellos pueden asegurarse de forma rápida que la app funciona como debería y que no han estropeado alguna funcionalidad. De todas formas también podemos, o mejor dicho, deberíamos utilizar y lanzar estos tests antes de publicar o actualizar nuestra app a las tiendas.

Los tests automatizados se pueden ejecutar en cualquier dispositivo que tengas. Simplemente tienes que conectarlo al ordenador y ejecutar los tests. Aunque quizás la parte más interesante es que se pueden utilizar también con servicios como Firebase TestLab.

TestLab es un servicio que te da acceso, a través de internet, a cientos de dispositivos móviles que están en algún lugar del mundo. Básicamente puedes instalar tu app y ejecutar todos tus tests en todos estos dispositivos.

La gran ventaja de TestLab es la gran variedad de dispositivos a los que puedes acceder. Es mucho más rápido y económico que comprar tú mismo los dispositivos y ejecutar los tests uno a uno.

2. Beta testing privado

El siguiente paso que podemos dar a la hora de comprobar que nuestra app funciona como debería es hacer un beta testing privado.

Un beta testing privado básicamente consiste en distribuir tu app a un grupo cerrado de personas para que la instalen, la prueben y te den una opinión o veredicto.

La idea es que esta vez sean personas las que manualmente prueben la aplicación y compruebe que todo funciona. Cuantas más personas puedan formar parte de este grupo mejor.

Lo interesante aquí es cómo podemos dar acceso a estas personas a nuestra aplicación antes de que esté disponible en las tiendas. La solución va a depender de la plataforma para la cual queramos hacerlo.

2.1. Beta testing privado en Android

En el caso de Android es bastante sencillo. A través de la consola de Google Play, a la cual tenemos acceso a la hora de crear una cuenta de desarrollador para Android, podemos subir una versión beta de nuestra app.

Esta versión beta puede hacerse accesible únicamente a ciertas personas, que en este caso serán aquellos que formen parte de nuestro grupo de beta testing privado. Para que estas personas puedan tener acceso simplemente tenemos que añadir los emails que están utilizando en sus móviles para acceder a Google Play.

A partir de aquí, en cuestión de una o dos horas, nuestra aplicación les aparecerá en Google Play únicamente a aquellas personas que hayamos indicado.

2.2. Beta testing privado en Google Play

En el caso de Apple las cosas son parecidas pero cambian un poco.

También podemos hacerlo a través de la consola de desarrollo, en este caso iTunes Connect. Ahí encontraremos una funcionalidad llamada TestFlight que precisamente nos permitirá distribuir nuestras apps antes de publicarlas en AppStore.

Para que nuestros testers puedan probar nuestra app tendremos que utilizar también sus emails pero, en el caso de querer distribuir las aplicaciones a personas ajenas al proyecto, necesitaremos tener una aprobación previa por parte de Apple de nuestra versión beta.

Además los testers tendrán que instalar otra aplicación extra para poder probar la nuestra. Esta app se puede descargar desde la AppStore y se llama también TestFlight.

3. Beta testing público

Una vez hemos probado que nuestra app responde bien ante los tests automatizados y el grupo de beta testers privado podemos ir un paso mas allá. Podemos hacer un beta testing público.

Si en el beta testing privado restringimos las personas a las cuales va a llegar nuestra app, en el beta testing público no lo hacemos. Con el beta testing público damos acceso a todas aquellas personas que quieran probar nuestra app.

La idea aquí es llegar a cuantas más personas mejor e intentar simular que pasará cuando nuestra app llegue a cientos de personas. Qué pasará cuando lleguemos a diferentes tipos de dispositivos y versiones del sistema operativo.

En el caso de Apple no tenemos opciones. A día de hoy, iTunes Connect únicamente nos da la opción de hacer un beta testing privado. Esto quiere decir que, después de probar nuestra app de forma interna, únicamente tenemos la opción de publicar la app para todo el mundo.

En cambio en Android tenemos dos opciones muy interesantes que vamos a comentar ahora.

3.1. Early Access

En primer lugar tenemos la opción de crear un beta testing público en Google Play.

Google Play tiene una categoría llamada Early Access. En ella se publican aplicaciones en fase beta y cualquier usuario puede acceder a ellas.

El gran punto a tener en cuenta aquí es que los usuarios no pueden puntuar las aplicaciones. En cambio, lo que sí pueden hacer es dejar un comentario. Sin embargo estos comentarios no se tienen en cuenta cuando se publica la aplicación, únicamente se utilizan para dejar una opinión ante el desarrollador para mejorar la app.

Publicar tu aplicación dentro de la categoría Early Access es tan fácil como cambiar la configuración de tu versión beta. En vez de dar acceso solo a los emails que habías indicado, puedes cambiarlo para dar acceso a cualquier persona.

3.2. Staged Rollout

Finalmente tenemos otra opción más que interesante, el Staged Rollout. Esta opción está pensada para ser utilizada a la hora de actualizar nuestra app y básicamente nos permite distribuir nuestra actualización de forma progresiva a nuestros usuarios activos.

Vamos a verlo con un ejemplo porque seguro que se verá de forma más clara. Imaginemos que tenemos la versión 1.0 de nuestra aplicación ya publicada en Google Play y 1000 usuarios la tienen actualmente instalada. Pues bien, a la hora de publicar una actualización, podemos elegir que se propague inicialmente a un porcentage reducido de estos usuarios en vez de a todos a la vez.

Podríamos enviar la actualización únicamente a un 10% de los usuarios y, una vez comprobemos que no hay ningún problema, podríamos hacer llegar la actualización al resto de usuarios.

Conclusión

En resumen, el proceso de probar una app antes de publicarla es muy importante. Debes asegurarte que todo funciona como debería antes de que los usuarios la instalen.

Para ello podemos utilizar tanto los tests automatizados, si los tenemos, como el beta testing privado o el beta testing público. La forma de hacerlo dependerá de cada plataforma, pero en este caso, Android nos ofrece más posibilidades que iOS.

Como siempre sabes que puedes seguir y recomendar este podcast a través de iOS y Android. También puedes ponerte en contacto conmigo a través de mi formulario de contacto para cualquier duda o sugerencia. ¡Nos escuchamos el miércoles que viene a las 8AM!