54. ¿Qué tener en cuenta a la hora de traducir una app?

Traducir una app a varios idiomas es una de las formas más sencillas de obtener nuevos usuarios en relación al esfuerzo que conlleva.

Uno de los primeros pasos que dar a la hora de ofrecer una app a nivel mundial es tenerla en inglés. Como ya vimos en el capítulo anterior, el inglés es el idioma universal. Teniendo tu app en inglés podrás llegar a usuarios de la gran mayoría de países.

Sin embargo no todo el mundo habla inglés. Según un artículo de Babbel, solo un 20% de la población mundial entiende y habla inglés. Así que si quieres llegar a más de un 20% de los usuarios necesitas traducir tu app a más idiomas.

Traducir una app va más allá de una simple traducción

El hecho de traducir una app no es un proceso sencillo. No es únicamente traducir la ficha de la aplicación en las tiendas con Google Translate en 5 minutos.

Para empezar no tendrías que utilizar Google Translate para algo tan importante como el texto de tu app. Google Translate puede ser útil para traducir palabras sueltas, pero no frases complejas.

Además tendrías que traducir tanto la ficha de la app en las tiendas como la propia aplicación. Todo tiene que ser consistente. Si la ficha de la app está traducida, el contenido que se ve dentro de la app también tendría que estarlo.

Estos son cosas básicas por las que deberías empezar. De todos modos también tendrías que tener en cuenta algunos de los puntos que vamos a comentar a continuación:

1. Analizar cambios en el diseño

Muchas veces tenemos componentes en la interfaz que tienen un tamaño limitado. Por ejemplo, podemos tener dos botones que ocupan todo el ancho de la pantalla repartiéndose la mitad para cada uno.

Quizás este diseño funciona bien con un único idioma porque las palabras que van dentro de estos botones son pequeñas y encajan. Pero, ¿qué pasa si en otro idioma la palabra es más grande que la anchura del botón?

Seguramente vamos a tener que cambiar el diseño de la app para que se adapte en otros idiomas.

2. Iconos confusos

Las aplicaciones suelen utilizar mucho los iconos. En la pantalla del móvil tenemos un espacio limitado, así que muchas veces en vez de incluir un botón con texto se utiliza simplemente un icono que representa la acción que se quiere hacer.

A la hora de ir a mercados distintos al nuestro puede ser que estos iconos no sean tan intuitivos como a nosotros nos puede parecer.

Por ejemplo, el icono de guardar que se representa con el antiguo floppy disk, el cuadrado. Este icono tiene sentido si alguna vez has utilizado un ordenador de aquella época y puedes relacionarlo con la acción de guardar.

Sin embargo hay muchos lugares donde las personas no han tenido ese tipo de ordenadores, o aún a día de hoy no tienen. Hay personas que en vez de tener ordenador tienen únicamente móvil. ¿Será entonces tan intuitiva la acción de ese icono como a ti te lo parece?

3. Elige idiomas que puedas permitirte

Si tienes que ofrecer algún tipo de soporte al usuario, necesitarás tener a alguien en el equipo que pueda atender en estos nuevos idiomas.

¿Qué pasa si no puedes entender a los usuarios y el soporte es algo importante? Quizás es mejor no traducir la app en ese idioma hasta que puedas cumplir lo que prometes, siempre y cuando lo estés prometiendo.

4. Selecciona los idiomas poco a poco

En vez de traducir en cualquier idioma que se te ocurra, hazlo mejor gradualmente.

Quizás lo mejor es empezar por los lenguajes más grandes siempre y cuando puedas hacerlo. Cuantas más personas hablen un idioma a más usuarios podrás llegar.

Por otro lado quizás también puedes echar un vistazo a Analytics para ver aquellos lugares donde puede haber más interés. Si tu app está únicamente en inglés y ves que, por ejemplo, en Alemania estás obteniendo más descargas de lo normal, quizás sería buena idea traducir la app al Alemán.

5. Traduce tanto las fichas de las tiendas como la app

Ya lo comentaba en la introducción, para ser coherente deberías traducir ambas cosas.

Si traduces únicamente la ficha estarás engañando de algún modo al usuario. La persona que descargue la app tendrá la idea de que la app estará en su idioma porque lo ha visto en la descripción y las capturas de pantalla. Si cuando descarga la app no la ve en su idioma se sentirá en cierto modo engañado.

Por otro lado, si lo haces al revés, estarás vendiéndote mal. Si tienes la app traducida al idioma del usuario es mejor que se lo hagas saber en la ficha de las tiendas. De esta forma quizás le acabes de convencer para que se la descargue.

6. Elige las palabras clave con cautela

Cada nueva descripción de la app que traduzcas en las tiendas son nuevas palabras clave que posicionar.

Si traduces rápido y sin analizar lo que pones, quizás estarás perdiendo muchas posibilidades de ganar nuevos usuarios.

Las palabras clave que elijas serán muy importantes para el ASO. Si eliges las palabras adecuadas quizás suponga una gran diferencia en el número de descargas que puedas obtener para ese idioma.

Conclusión

En resumen, traducir una app es una de las formas más simples, entre comillas, de poder conseguir nuevos usuarios. Ofrecer tu app en varios idiomas puede ayudar a que muchas nuevas personas te descubran.

Sin embargo la traducción no es tan simple como puede parecer. No es cuestión de coger Google Translate en 5 minutos y listo, por lo menos si lo quieres hacer bien y quieres que quede de forma profesional.

Analizar los cambios en el diseño, los recursos gráficos, analizar si se puede dar un buen soporte, elegir los idiomas con sentido, traducir tanto las apps como las fichas o la elección de palabras clave son algunas de las cosas que deberás tener en cuenta a la hora de traducir.

Como siempre sabes que puedes escuchar y recomendar este podcast a través de Android o iOS. También puedes contactar conmigo a través de mi formulario de contacto para cualquier duda o sugerencia. ¡Nos escuchamos el miércoles que viene a las 8AM!