19. ¿Qué es Lean Startup?

Transcripción

Lean Startup es un método de desarrollo de productos que se enfoca sobre todo a iniciar un proyecto con lo mínimo posible; establece una metodología para ir creciendo y adaptándose a los cambios. Sé que esta definición puede no tener sentido ahora; al fin y al cabo, las definiciones formales nunca tienen mucho sentido al inicio, pero, tranquilidad porque ahora vamos a ir entrando a fondo en el concepto.

Es una metodología que, como veremos, está pensada para negocios donde existe mucha incertidumbre. Es decir, productos nuevos que no se sabe si pueden funcionar o no. Por ejemplo, para abrir un negocio de toda la vida como una panadería, puede no tener mucho sentido. Sin embargo, para una app nueva puede tener todo el sentido del mundo, ya que, no se sabe exactamente si eso puede funcionar o no.

Esta metodología, tiene un libro base del autor Eric Ries, llamado precisamente lean start-up; se lo recomendaría a cualquier persona que tiene en mente desarrollar algún proyecto como una app.

¿En qué consiste la metodología lean start-up?

Después de esta breve introducción al método, vamos a ver a fondo de qué trata. Seguramente, no podré cubrir exactamente todo lo que explica esta teoría porque el libro habla de bastantes cosas y conceptos, pero, creo que va a quedar una idea bastante clara, así que, vamos por puntos.

El primer concepto es el de “mvp” (esto no hace referencia al mejor jugador valorado de un partido de la NBA) que quiere decir “mínimum viable product” -mínimo producto viable-. Vamos a verlo con un ejemplo: imaginemos que hemos tenido una nueva idea y queremos hacer una app para poner en contacto gente que tiene perros, con gente que quiere ganar un dinero extra, paseándolos.

Vamos a suponer que sabemos que hay mucha gente con perro, pero que no tiene tiempo para sacarlo a pasear (al menos todo lo que debería); y, que hay gente que querría ganarse un dinero extra, paseando estos perros.

Normalmente, cuando pensamos en una nueva idea de negocio (producto, app, servicio, etc.) lo normal, es que pase lo siguiente: Vamos a sacar una app para Android y iOS porque son los sistemas principales. Vamos a hacer que el usuario, se registre con el mail o redes sociales. Vamos a dejar que creen el perfil y suban su foto, editen su nombre, etc.

También, tendrán que elegir si quieren que paseen a su perro, o si quieren pasear perros. De paso, debemos permitir que las personas puedan hacer ambas cosas. También, debemos dejar que añadan un perfil para el perro.

Vamos a hacer que en un principio puedan buscar cuidadores a su alrededor que, en principio, podría ser a través de una lista; pero, posteriormente, sería recomendable hacerlo en un mapa de Google Maps.

Por supuesto, vamos a permitir que puedan pagar al cuidador a través de la aplicación, sea con PayPal, tarjeta o incluso bitcoin. Los cuidadores acumularan saldo y, al final del mes, se los depositaremos.

Por tanto, tendremos que añadir más opciones en el perfil del cuidador, para que pueda ver sus ingresos en un gráfico para que sea vea bonito.

Es importante que tenga un chat para que la gente se pueda poner en contacto. Incluso, sería importante que se puedan mandar fotos en el chat por si el cuidador quiere ver al perro.

Esto, sirve como ejemplo para ver por donde voy. Normalmente, cuando queremos sacar un nuevo producto, queremos que sea perfecto, que no falte nada, y que roce la excelencia. Pues bien, el concepto de MVP dice todo lo contrario.

¿Qué dice MVP?

Lo que dice es: “Saca el mínimo producto que puedas”. Un producto que tenga solo tu idea básica. ¿Por qué? El objetivo es comprobar si existe mercado para lo que tú estás haciendo, de la manera más rápida y minimizando los gastos (dinero, tiempo y esfuerzo).

No hace falta que tu idea incluya mil funcionalidades para comprobar si es viable o no, o si la gente se interesa en ella. Siguiendo esto, entonces ¿Cuál sería un MVP para el ejemplo que he dicho antes?

Quizás una app en Android, por ahora (no hace falta que la saquemos en iOS aún); que tenga registro por mail y redes sociales; que te permite elegir si quieres pasear perros o quieres que te los cuiden; añadir a los cuidadores en una lista; y, ponerse en contacto con ellos. Ya está.

Esto, puede perfectamente representar una base de nuestra idea para poder validar si tiene mercado. No nos haría falta que el pago fuera a través de la app. Aunque bueno, esto ya sería otra discusión sobre si el pago debería ir desde un inicio o no (en marketing, hay un principio básico: es fácil bajar precios; pero es difícil subirlos. Más aún que algo que solía ser gratis, ahora sea de pago).

Nivel de gastos entre MVP o una aplicación con todas las funcionalidades

Evidentemente MVP es más fácil y lo que es más importante, nos permitirá ver si hay un interés real por nuestra idea sin tener que gastar tantos recursos; si tenemos que equivocarnos, que sea gastando un mes de esfuerzo + 1000 euros, que 10 meses + 10,000 euros.

Si nuestra app, no se la descarga nadie, que más da que lo tenga todo. Si es un MVP, y la gente se interesa en ella, sabremos que tiene mercado y tendremos tiempo de mejorarla.

Lo que pasa, es que podemos tener la tentación y decir: “Oh, pero si no incluyo todas estas funcionalidades, a la gente no le va a gustar tanto”. En este caso, la respuesta es un sí y no. Si la gente la descarga y la usa, puedes ir a tope con la idea.

Es más, ya tienes la prueba y puede valerte de mucho para que busques inversión, por ejemplo. Si quieres convencer a alguien para que invierta en tu idea, ¿Qué es mejor? ¿Suponer cosas o datos reales?

Por otro lado, si a la gente le interesa tu idea, no la va a dejar de usar porque no tiene una funcionalidad. Ninguna aplicación hoy en día, vino con todas las funcionalidades desde el primer día.

Otra cosa a tener en cuenta es que, el hecho de que tú creas que una función de tu aplicación es una nota más, no quiere decir que el resto de la gente lo piense. Lo que tu pienses o yo piense, no tiene porque ser lo mismo que los demás piensan.

Además, el hecho de tener demasiadas funcionalidades puede ser hasta perjudicial ¿Cuántas veces han descargado un software y lo terminan desinstalando por no saber utilizarlo? Da mucha pereza tener que aprenderlo todo de golpe. Por tanto, cuanto más simple mejor.

Debes validar cada paso que das

El segundo pilar de la teoría lean start-up es validar cada paso que das. Una vez que tienes tu MVP y has comprobado que hay gente interesada, lo que tienes que hacer, es estar seguro que cada funcionalidad que hagas, será de interés a la gente.

La clave aquí, es hacer lo que la gente quiere; y no hacer lo que tú piensas que la gente quiere. Por ejemplo, puedes pensar que añadir un mapa con los cuidadores, en vez de una lista, puede ser una buena idea. Sin embargo, los usuarios no tienen por qué pensar lo mismo y, quizás, hasta les molesta.

Esto no es fácil de hacer. Cuando tienes miles de usuario de todas las partes del mundo, no puedes meter a todos en una sala y pedirles que voten, así que, lo que propone la metodología del lean start-up, es añadir cosas provisionalmente y validar que la gente las quiere, antes de confirmar que las vas a dejar. En el caso de que no las quieran, las eliminas.

Pero, ¿Cómo lo hacemos? En primer lugar, no añadir mil cosas a la vez. Tenemos que ir añadiendo cosas poco a poco (1 en 1, 2 en 2, 3 en 3, etc.). Antes de añadir las siguientes funcionalidades que se nos ocurran, tenemos que ver si la gente las quiere o no, y en función de eso, confirmar si se quedan o no.

Uso de analytics

¿Cómo sabemos si han gustado? Pues por medio de analytics. Hay muchas maneras de recoger datos de tu aplicación y saber qué hacen tus usuarios. De hecho, todos los que tengan una aplicación, deberían tener esto implementado: Google Analytics, Mix Panel, Firebase Analytics, etc.

Lo que dice lean start-up, es que debemos establecer analytics accionables, lo que es otro concepto importante. Volvamos a la función del mapa que decíamos antes. Imaginemos que decidimos añadir dos funciones para listar a los cuidadores de perros: mapa y listas.

Lo que hacemos, es implementarlo y añadirlo en la aplicación. Una vez que se haya puesto esta nueva funcionalidad, tenemos que decidir si esto ha gustado o no, a los nuevos usuarios, con lo cual, tendremos que mirar los analytics de nuestra aplicación.

Una posible métrica, sería decir: “Si la gente sigue usando la app, o al menos se incrementa su uso puedo decir que funciona; mientras no vaya mal, puedo darle por bueno”. Por lo tanto, me fijaría en las métricas de cuanta gente entra al día; o de cuánto tiempo están utilizando la aplicación. Esto, lo compararía con la versión anterior que no tenía el mapa. Esto, no sería una métrica accionable.

La métrica accionable consiste en encontrar un dato que te diga de forma precisa, lo que está pasando con esta funcionalidad. Lo que he dicho ahora, se puede deber a muchas otras cosas. Por ejemplo, una métrica accionable para esta funcionalidad sería, el porcentaje de gente que busca por mapa, y el porcentaje de gente que busca con la lista.

Si hay más de un 30% que usa el mapa, podría darlo por bueno y voy a mantener esta funcionalidad. Si hay menos del 30% voy a considerar que no es tan importante y puede molestar más que ayudar.

Incluso podríamos ir más allá. Veo cuanta gente usa el mapa, y al final, contacto a alguien para preguntar y así poder medir la efectividad que tiene el mapa. Es decir, voy a medir la efectividad de usar el mapa, y lo voy a comparar con la lista.

Quizás, no mucha gente utiliza el mapa, pero quienes lo hacen contactan más fácilmente con cuidadores. De esta manera, esta idea de validación, implica que estás construyendo esta aplicación con base en el feedback directo de tus usuarios, y no en tus opiniones.

Una vez hecho esto, se repite el ciclo: construir, medir, aprender. En otras palabras: desarrollo una funcionalidad; mido si hay interés; y, la descarto o la mantengo. Como dice el refrán, haciendo y deshaciendo, se va aprendiendo. Es un bucle sin fin.

Hay muchas empresas que han empezado con un MVP. Ha habido casos en los que solamente han salido en una plataforma. El ejemplo mas claro, yo diría que es Instagram, el cual, estuvo muchísimo tiempo disponible solo en iOS. Tenía millones de usuarios ya, antes de salir en Android. Evidentemente, obtuvo muchos más usuarios en Android.

Otro ejemplo claro, es Airbnb. Al inicio, era una web muy simple hecha en WordPress; no tenía muchas de las funcionalidades que tiene ahora.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.

¡Suscríbete

a la newsletter!

Simple y llanamente te mantendré al día una vez al mes a través de un email con artículos o noticias de interés relacionadas con el mundo de las aplicaciones móviles. ¡Nada de spam!