12. ¿Cómo publicar una app en Google Play y AppStore?

Transcripción

Muy bien, como ya estuvimos viendo, la forma oficial y normal de descargar nuevas aplicaciones en nuestro móvil, es a través de las tiendas oficiales de aplicaciones. En el caso de Android, tenemos Google Play; y en el de iOS, tenemos la App Store.

Esta es la principal forma de distribuir aplicaciones, es la principal manera que un desarrollador, o alguien que tiene una idea y quiere darla a conocer, tiene para distribuir esa aplicación a esos usuarios. Como digo, pese a no ser la única manera de hacer llegar nuestra app a la gente, normalmente es la más conveniente.

¿Por qué? Porque es una forma sencilla. Además, tanto Google Play como la App Store vienen preinstaladas en los dispositivos Android y iOS, respectivamente. Eso quiere decir básicamente, que Google Play tiene más de un billón de usuarios activos en más de 190 países; y la App Store en más de 500 millones.

Me ha sido imposible buscar el número de usuarios actuales que tiene la App Store, y esta cifra es del 2013 concretamente. Así que, imagino que estará cerca del billón de usuarios si no más. Con esta cantidad de usuarios y la facilidad que tienen de acceder a estas tiendas, es la forma más sencilla, conveniente y normal del mundo de hacer llegar nuestras aplicaciones a la gente.

¿Cómo publicar una app en Google Play y AppStore

Vista la importancia, vamos a ver qué pasos tenemos que seguir para conseguir que de repente, nuestra aplicación esté disponible en esas tiendas. Que alguien, buscando el nombre de nuestra aplicación o algo que se parezca a lo que hace nuestra aplicación, pueda encontrarla y, por lo tanto, descargarla.

Lo primero que debemos tener, es una aplicación lista y publicable, ¿Qué quiere decir una “aplicación lista y publicable”? Lista, quiere decir “que funcione” y sin errores; luego, que una aplicación sea publicable, quiere decir que esta aplicación, de lo que va y lo que contiene, cumple con las políticas que tanto Google como Apple, tienen para poder subir una aplicación a sus tiendas.

Posiblemente, un día veremos bastantes cosas sobre tema: políticas y cosas que se pueden y que no se pueden hacer. Pero, para hacerse una idea básicamente es “contenido adecuado”. Hay contenido que no se puede subir a estas tiendas, por ejemplo, drogas, sexo, etc. Con estas cosas, hay que tener bastante cuidado con lo que sube. Luego, tener todos los derechos de todo lo que sale, el copyright. Por ejemplo, no puedes subir tu aplicación con una imagen que tenga copyright y no es tuya.

Después, también hay otro tema que son las transacciones: las compras integradas dentro de una aplicación, la mayoría de las veces se tiene que hacer a través de los sistemas de pago que Google y Apple tienen. No podemos utilizar otros métodos de pago externos a las tiendas de las aplicaciones como Stripe o PayPal.

Hay, por ejemplo, cosas como las suscripciones o micro transacciones como objetos virtuales. Tanto Google como Apple, te obligan a pasar por su plataforma, ¿Por qué? Porque se llevan una comisión obviamente, pero es lo que hay. Y, si vas a pasar por una plataforma externa, básicamente no te van a dejar publicar la aplicación o te la van a quitar.

Y, como esto, hay muchas otras cosas, pero creo que estas son más o menos las principales. En el fondo, es todo un poco de coherencia: cosas que se pueden subir, cosas que no se pueden hacer. Obviamente no puedes robar datos del usuario: no puedes coger sus fotos y enviarlas a tu servidor. Al fin y al cabo, es todo un poco de coherencia, pero como digo, será un tema interesante para tratar solamente en un capítulo.

Paneles de control de las tiendas de aplicaciones

Una vez que tenemos una aplicación lista y publicable, lo que tenemos que hacer es crear una cuenta de desarrollador para la tienda donde queramos publicar. ¿Qué es una cuenta de desarrollador y que nos da? Lo que nos da, es un acceso a un panel de control. En el caso de Google Play, es el panel de control Developer Console; y, en el caso de la App Store, es iTunes Connect.

Es desde estos dos paneles de control donde básicamente manejaremos toda nuestra presencia en estas tiendas. Subiremos aplicaciones, actualizaremos las que tenemos, cambiaremos todo el contenido de la aplicación que ven nuestros usuarios como el título, las capturas de pantalla, la descripción. Todo lo que es público de nuestra aplicación, desde aquí, lo podremos cambiar.

Esto es fácil, es un panel de control como cualquier otro. Imagina, por ejemplo, tu Facebook: en tu biografía tienes un pequeño panel de control desde donde controlas absolutamente todo lo que sale, lo que la gente puede ver de ti, etc. Pues esto es lo mismo.

Requisitos para abrir una cuenta de desarrollador

Así que, ¿Qué necesitamos para crear nuestra cuenta de desarrollador? En primer lugar, tenemos que darnos de alta como en cualquier otra web. En el caso de Google, nos pedirá que utilicemos una cuenta de Gmail y, en el caso de Apple, nos pedirá un email cualquiera.

Lo que tenemos que tener preparado es una tarjeta de débito o crédito porque ambas cuentas de desarrollador cuestan. Hay una pequeña diferencia: Google Play cuesta $20 USD, pero es una licencia de por vida. Es decir, solo se va a pagar una vez, en ese momento que se cree la cuenta. A partir de aquí, vas a poder hacer todo lo que quieras como subir las aplicaciones que se te dé la gana, actualizarlas, etc., de por vida, o por lo menos hasta que Google aguante vivo.

Por otro lado, tenemos la App Store, que cuesta $80USD-$90USD (ahora no lo recuerdo exactamente y puede depender del país). La gran diferencia con Google, es que esta es una licencia anual. Esto quiere decir, que cada año, se va a renovar y pagar estos $80USD-$90USD para que tus aplicaciones sigan ahí en la App Store. En el caso de que no renueves, tu cuenta y tus aplicaciones desaparecen.

¿Qué más necesitaremos para crear la cuenta? Lo típico: rellenar datos básicos como email, web, nombre del desarrollador, aceptar políticas, etc. Si alguien quiere verlo paso a paso y con imágenes, tengo un articulo (pero si no recuerdo mal, lo tengo solo de Google, es decir para crear la cuenta de desarrollador de Google Play) en mi blog que lo dejaré en un link en la descripción y, si algún día escribo uno sobre App Store, pues lo también lo dejaré obviamente.

Crear una ficha para nuestra aplicación

Una vez que ya tenemos nuestra cuenta de desarrollador creada, que es un paso instantáneo (simplemente es rellenar datos, pagar y ya lo tenemos), el siguiente paso es subir una aplicación que consiste en “preparar la ficha”, ya sea de Google Play o de App Store. ¿Qué es la ficha? Es la parte pública que los usuarios van a ver de nuestra aplicación antes de descargarla.

Cuando nosotros vamos a Google Play o a la App Store y hacemos una búsqueda, por ejemplo, Airbnb, lo que nos aparece cuando hacemos clic en la aplicación de Airbnb que sale listada es: título, descripción, capturas de pantalla, etc. Todo eso forma lo que viene a ser “la ficha”.

Estos datos, son los que vamos a crear antes de subir nuestra aplicación, antes de publicarla en la tienda. Los podemos modificar más adelante, incluso cuando la aplicación ya esté subida; en alguna actualización cualquiera, podemos cambiarlos. Y, esta parte es muy importante porque del contenido que nosotros subamos aquí, va a ser determinante en la decisión del usuario de instalar o no esa aplicación.

En otras palabras, cuando nosotros hacemos una búsqueda y llegamos a una aplicación, en función de lo que vemos y lo que se pone en la descripción (título, de lo bonito que sea el icono o las capturas de pantalla), nosotros vamos finalmente a instalar o no la aplicación. Así que, es algo bastante importante.

Atractivo visual de la ficha

Hay algunos consejos básicos como que los gráficos deben ser bastante atractivos, bonitos; el icono, es casi la mitad de una descarga, tiene que llamar la atención e invitar a instalar. Las capturas de pantalla, por ejemplo, podemos subirlas para su visualización en móviles, tabletas (de tal forma que el usuario, cuando esté en una tableta, se le vean esas capturas; o cuando esté en el móvil, que se le vean capturas del móvil).

Estas capturas, también deben tener un toque de diseño; no ser únicamente una captura de pantalla seca del móvil y ya está. Se le deben añadir colores, texto, en general, hacerla más bonita y visualmente atractiva.

Descripción breve y sencilla

En cuanto a los textos, título y descripción, lo que tiene que quedar rápido y claro, es de qué va esa aplicación. Porque, ¿Cuántos nos llenos las descripciones enteres de una aplicación que puede tener hasta 1000 palabras? Nadie se las lee ni las mira. De hecho, nos leemos la primera o segunda línea (tercera quizás). Pero, yo creo que la decisión de un usuario se basa en icono, título, capturas de pantalla y como mucho, la primera línea de la descripción. Así que, tiene que quedar cuanto antes muy claro y lo más rápido posible, de qué va esa aplicación.

Establecer una categoría

En nuestra ficha, también vamos a indicar otras cosas como, por ejemplo, la categoría de la aplicación. Como ya seguramente todo mundo sabe, las tiendas de aplicaciones categorizan sus aplicaciones dentro de categorías, valga la redundancia. Encajan todas las aplicaciones dentro de categorías para que sea más fácil descubrir nuevas aplicaciones. Así que, es otra cosa que tendremos que seleccionar.

Datos de contacto: cuidado con el spam

Además, tendremos que incluir un email de contacto y una web. Hay que tener mucho cuidado con el email que ponemos aquí. Tiene que ser un email importante pero no que utilicemos día a día porque va a ser público.

¿Qué pasa con lo que es público en la web? Pues enseguida empieza a llegar spam y aquí es bastante fuerte, porque hay muchas empresas de marketing de aplicaciones móviles que se dedican a hacer scrapping, a extraer estos mails de Google Play y entonces te empiezan a llegar emails promocionales.

Tampoco hace falta que tu aplicación sea muy conocida. Con que tenga un poco de descargas, que no te parezca raro que te lleguen uno o dos emails cada día. Así que, cuidado con el email que ponemos aquí. Otra cosa que tendremos que indicar, son políticas de privacidad en el caso de que las tengamos.

Y, aquí, es donde también pondremos todos los idiomas que queramos soportar. Podremos cambiar para cada idioma, tanto los textos (título, descripción, etc.), como las capturas de pantalla e incluso los iconos. Porque, por ejemplo, quizás queramos tener diferentes iconos para diferentes países. Las capturas de pantalla, generalmente contienen texto y también tenemos que traducir esto. Esto es el motivo por el cual los gráficos también se pueden traducir.

Subir el archivo de la aplicación

A partir de aquí, una vez tengamos preparada nuestra ficha y la apariencia que va a tener nuestra aplicación en Google Play o App Store, lo siguiente que tenemos que hacer, es subir el archivo de la aplicación en sí; el archivo binario.

Este archivo, nos lo tiene que proporcionar la persona que se encarga de desarrollar la aplicación. Si somos nosotros, pues seremos nosotros; y si es otra persona, se lo tendremos que pedir.

¿Qué nos tienen que proporcionar? Básicamente, en el caso de Android es un archivo con una extensión .APK; y en el caso de iOS, es un archivo. IPA. Ambos, cuando se van a subir a las tiendas de aplicaciones, necesitan estar firmados. ¿Qué quiere decir “firmados”? Esto, viene a ser una manera de asegurarse de que el archivo que estás subiendo, está publicado por la persona que maneja esa cuenta.

En esto, hay diferencias entre Android y iOS. En el caso de Android, se genera un archivo que básicamente contiene básicamente un usuario y una contraseña. Y, cuando se va a exportar desde el programa en donde se desarrolló la aplicación, le dices a este programa “Exporta este APK, pero con esta firma”. Entonces, lo que se crea es un archivo APK que va firmado con unas credenciales que son dos usuarios y dos contraseñas (si no me equivoco).

Este archivo, esta firma que contiene estas credenciales, te lo guardas y el archivo APK te lo guardas también. Pero, en el caso de Android es muy importante no perder este archivo de la firma que tiene una extensión. KEY, porque sin este, no vas a poder actualizar tu aplicación. Así que, si lo pierdes, tienes un problema.

En el caso de iOS, es un poco distinto. Se hace también a través del programa desde donde se desarrolla la aplicación, pero la diferencia es que este archivo no se genera y se tiene que guardar, sino que sale de la consola de desarrollo, de ITunes Connect. Es lo que se denomina como Provisioning Profiles, entonces es un poco más difícil perderlos, un poco más seguro. De todas maneras, el desarrollador que lo haga tiene que saberlo.

Con lo que nos vamos a quedar, es que tenemos que tener un archivo .APK en el caso de Android; y, un archivo. IPA en el caso de iOS. Simplemente tener en cuenta que, en el caso de Android, tenemos que guardar ese archivo de la firma, porque es importante. Subir y publicar un archivo, es bastante sencillo en ambos casos; simplemente tenemos que buscar en la consola de desarrollo, la opción en donde nos deje subir este archivo, no tiene mucho más misterio.

Más pasos: Precio y países

A partir de aquí, una vez tenemos subido nuestro archivo binario o aplicación y, tenemos la ficha de Google Play o de App Store, preparada; lo que tenemos que hacer son cosas que tenemos pendientes como el precio (¿va a ser gratis o de pago?). Si va a ser de pago, ¿Cuánto queremos cobrar?, incluso, ¿Cuánto queremos cobrar en cada país? Podemos definir precios distintos para según qué países.

Luego, también podemos elegir en qué países queremos publicar nuestra aplicación. Podemos publicarla por defecto en todos los países o simplemente elegir algunos. Una vez que tengamos todas estas cosas definidas, ya tenemos nuestra aplicación lista para ser publicada.

Tiempos de espera antes de ser aprobada nuestra app

En el caso de Google Play, no hay ningún proceso de aprobación o manual. Lo que sí, es que tarda 1 hora o 2 horas en ser publicada, pero en la App Store, sí que tenemos un periodo de 24 a 48 horas donde nuestra aplicación va a ser revisada antes de ser publicada. Esto antes era mucho más, incluso una semana o más. Ahora, últimamente lo han reducido bastante, como digo en 24 o 48 horas, está aprobada.

Así que, con este resumen podemos ver que el proceso de subir una aplicación, es algo bastante simple y podemos dar este capítulo por acabado.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.

¡Suscríbete

a la newsletter!

Simple y llanamente te mantendré al día una vez al mes a través de un email con artículos o noticias de interés relacionadas con el mundo de las aplicaciones móviles. ¡Nada de spam!