Modelos de negocio para aplicaciones móviles

Si queremos conseguir una aplicación rentable, no basta con saber qué métodos de ingresos y qué opciones para obtener ingresos tenemos. Necesitamos algo más. Necesitamos algo parecido a un plan de monetización. Algo que tenga sentido para nuestro proyecto y que pueda hacerlo viable.

No basta con decir : voy a hacer que el usuario pague por utilizar esta característica o voy a poner anuncios y listo. Si realmente queremos que nuestra app funcione tenemos que tener un plan bien definido y más detallado.

Ante este problema necesitamos buscar una solución. Por suerte no hace falta que reinventemos la rueda. Muchos otros negocios han tenido la misma situación y por suerte hay muchas soluciones que sabemos que funcionan. Estas soluciones son los llamados modelos de negocio.

¿Qué son los modelos de negocio?

Podríamos definir los modelos de negocio como una serie de estrategias para monetizar nuestra aplicación. Ahora bien, no son soluciones completas que simplemente tengamos que copiar y listo. Lo siento pero no es tan fácil como eso.

Sin embargo, o que sí podemos hacer es coger ideas y a partir de ahí modificarlas para que encajen a la perfección dentro de nuestro proyecto. Al fin y al cabo cada proyecto es distinto. Cada aplicación tiene sus características propias y por lo tanto los modelos de negocio también lo son.

Podríamos decir que existen varios modelos de negocio estándar para aplicaciones móviles. Modelos de negocio que podemos identificar y fácilmente reconocer en las diversas aplicaciones que existen hoy en día.

De todas formas, como decía, estos modelos no son un manual de instrucciones que podamos aplicar de principio a fin.

De hecho, según donde busques información de modelos de negocio para aplicaciones móviles, seguramente encontrarás nombres distintos dependiendo de la fuente que consultes. Esto se debe a que los modelos de negocio no son homogéneos. No son reglas, y por lo tanto, cada uno puede tener ideas o definir modelos distintos. Además, muchos modelos se entremezclan entre sí creando otros nuevos modelos.

A mi forma de verlo existen básicamente cuatro modelos : Freemium, Paid, Paidmium y in-App Advertising.

Basta de introducción y vamos a empezar a ver de qué trata cada uno.

El modelo de negocio Freemium

El modelo de negocio Freemium se basa en ofrecer una aplicación de descarga gratuita la cual puede utilizarse sin necesidad de pagar nada a excepción de una serie de características premium que son de pago. Este pago puede ser puntual o recurrente mediante una suscripción.

Estas características premium pueden ser muy variadas ya que dependen de cada proyecto. Pueden ir desde comprar monedas virtuales en un juego a pagar por desbloquear cierta funcionalidad de una aplicación.

Es seguramente el modelo más popular hoy en día y el que ofrece mejores resultados.

El gran punto a favor de este modelo es que el usuario puede probar la aplicación sin necesidad de pagar nada. El usuario puede disfrutar y apreciar la aplicación sin ningún compromiso.

Precisamente aquí reside la clave de este modelo de negocio. El usuario puede poder probar la aplicación y disfrutar de una experiencia lo más completa posible, a excepción de una serie de características que serán de pago. Estás características de pago, o premium, tienen que ir dirigidas a completar y hacer mucho mejor esta experiencia.

Un ejemplo claro podrían ser la mayoría de juegos para móviles. Podríamos poner como ejemplo un juego que se hizo muy popular hace pocos años, Candy Crash.

Candy Crash es un juego en el cual se puede jugar de forma totalmente gratuita. De todas formas, cada vez que pierdes, se te resta una vida y estas son limitadas por tiempo. Sin embargo tienes la opción de comprar más vidas para poder seguir jugando. Esta es precisamente una de las características premium.

Otro ejemplo de aplicación Freemium más complejo puede ser Spotify. De hecho es uno de los modelos que en mi opinión están mejor implementados.

La aplicación móvil de Spotify puedes utilizarla de forma gratuita sin necesidad de pagar nada por escuchar música. De todas formas existen varias limitaciones si no tienes una cuenta Spotify Premium, en otras palabras, si no estás pagando por ello.

Estas limitaciones, entre otras, son la falta de un modo offline, con lo cual no puedes descargar la música para ahorrar datos, el modo aleatorio obligatorio de forma que no puedes elegir exactamente la canción que quieres y la publicidad entre canciones.

Para eliminar estas limitaciones y disfrutar al máximo de Spotify necesitas tener una cuenta de pago. Sin embargo, puedes probarlo, usarlo y disfrutarlo de forma gratuita sin ningún problema. Esto te permite apreciar la aplicación y enamorarte de ella al mismo tiempo que te invita a pagar si haces un gran uso de ella.

De todas formas, como comentaba, Spotify es un buen ejemplo de modelo híbrido que mezcla varios modelos de negocio y no es únicamente Freemium ya que también monetiza con anuncios.

El modelo freemium es uno de los más completos y que más flexibilidad nos ofrece ya que el modelo se crea alrededor de cada proyecto y sus características únicas. La clave reside en encontrar qué características son las candidatas a ser premium.

¿Pensando en

crear una app?

Soy Diego Laballós y me dedico al desarrollo de aplicaciones móviles para Android y iOS. ¿Hablamos de cómo podría ayudarte?

El modelo Paid

El modelo Paid se basa en, nada más y nada menos, que ofrecer una aplicación que únicamente se puede utilizar pagando por ella. Es decir, haciendo que la descarga de la aplicación sea de pago.

Podríamos decir que este modelo es el de toda la vida, el tradicional. ¿Quieres algo? Paga por ello.

Cuando la persona encuentra la aplicación en la tienda, aparece el precio al lado. Únicamente puede descargársela si paga. Una vez pagada la aplicación, puede disfrutar de todas las características sin necesidad de tener que pagar ningún extra más.

La gran ventaja de este modelo es que estaremos monetizando todos los usuarios que tengamos ya que van a tener que pagar por descargar la aplicación sí o sí. Esto es bueno ya que en muchos casos cuantos más usuarios usen nuestra app más recursos necesitaremos y más costes tendremos.

Por otro lado, la gran desventaja que tenemos es la gran barrera que ponemos con el pago. Muchos usuarios que quizás pagarían por nuestra app quizás no lo harán porque simplemente no habrán podido probar si es lo que esperaban o no de forma gratuita.

Hoy en día en el software se da casi por hecho que tienes que ofrecer algún tipo de prueba gratuita. En gran parte por el auge del modelo Freemium. Esto hace que las aplicaciones que quieren seguir con este modelo tradicional lo tengan un poco más complicado.

Seguramente los juegos para móviles son de ese tipo de aplicaciones que a día de hoy siguen implementando de forma muy frecuente este modelo de negocio.

El modelo Paidmium

No nos vamos a alargar mucho aquí porque este modelo de negocio es muy sencillo de entender.

El modelo Paidmium consiste en fusionar el modelo Paid y el Freemium. En otras palabras, una aplicación que tiene una descarga de pago pero que aún así tiene ciertas características premium por las cuales también tendrás que pagar más por utilizarlas.

Es un modelo menos común, pero podemos encontrarlo en juegos como Minecraft. Para descargar el juego, necesitamos pagar 6,99€. A partir de ahí podremos jugar con total libertad, pero tendremos la opción de comprar ciertos extras dentro de la aplicación, como por ejemplo, skins para nuestro personaje.

El modelo In-app Advertising

Junto con el modelo Freemium es uno de los más utilizados. Se trata de ofrecer la aplicación completamente gratis pero incluyendo publicidad de terceros dentro.

Cuando el usuario interactúe con la publicidad dentro de la aplicación, el creador de la app ingresará dinero.

Este tipo de modelo suele ser muy utilizado por aplicaciones sencillas, ya que es una manera fácil de empezar a monetizar una aplicación. Existen muchas redes publicitarias, como Google Admob, que permiten insertar publicidad dentro de una app en unos pocos pasos.

De todas maneras, contraponiendo lo dicho, existe un ejemplo que es el rey, Facebook.

Seguramente utilizas Facebook casi a diario. ¿Has pagado alguna vez a Facebook por utilizar su servicio? Seguramente, no. Sin embargo, actualmente, es una de las empresas más grandes que existen.

Facebook vive de la publicidad que te muestra. Todos esas publicaciones promocionadas que ves, están puestas por anunciantes que pagan por salir ahí. Así que Facebook utiliza un modelo de In-App Advertising.

Facebook nos muestra anuncios entre las publicaciones. En cierta manera sí que estás pagando por utilizar Facebook, pero en vez de pagar dinero estás pagando con tu información.

¿Qué modelo de negocio es mejor?

Obviamente, depende. Depende de muchos factores relativos a cada proyecto.

Los modelos Paid y Paidmium son bastante arriesgados en un mundo, el de las aplicaciones móviles, en el que parece que todo deba ser gratuito. Pero sobretodo tienen el gran inconveniente que los usuarios no pueden probar la aplicación antes de pagar.

Los modelos In-App Advertising y Freemium han generado la mayor parte del dinero de las tiendas de aplicaciones y lo seguirán haciendo más según las previsiones.

Los modelos de negocio freemium y in-app-adevertising dominan sobre paid y paidmium
Fuente: AppAnnie

En este gráfico de los ingresos por modelo de negocio de AppAnnie, podemos ver como ambos modelos ya dominan actualmente. Además podemos observar una clara tendencia a la alza sobre los modelos Paid y Paidmium.

Más allá de los modelos de negocio

Estos 4 modelos de negocio son simplemente una manera sencilla de clasificar la multitud de formas de ganar dinero con las aplicaciones móviles.

Se pueden combinar unos modelos con otros, añadir nuevas características y la lista sería interminable.

Por ejemplo, al inicio, con el modelo Freemium, mencionaba a Spotify. Pero si te pones a analizarlo detalladamente, en realidad, sería un modelo Freemium combinado con In-App Advertising. Al fin y al cabo, cuando utilizas la aplicación sin una suscripción premium, te aparecen anuncios entre las canciones que escuchas.

Conclusión

Si miramos los distintos modelos de negocio que utilizan las aplicaciones móviles, podemos englobarlos en estos 4 grandes modelos : Freemium, Paid, Paidmium e In-App Advertising.

Cierto es que muchas aplicaciones utilizan variantes de cada uno de ellos, combinándolos y añadiendo nuevas características, pero siempre tienen su base en uno de estos cuatro.

Cuando estamos pensando en cómo monetizar nuestro proyecto, puede ser buena idea que miremos qué modelos están utilizando las aplicaciones actuales y sobre todo aquellas que están relacionadas con lo que queremos hacer.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.