¿Cómo se gana dinero con una aplicación móvil?

La base de todo negocio es generar ingresos. Sin ingresos es muy complicado mantener un proyecto a largo plazo. Así que, ¿Cómo ganar dinero con una aplicación móvil? ¿Cómo se pueden generar ingresos? 

Ganar dinero con aplicaciones de descarga de pago

Lo primero que debemos tener en cuenta es que una aplicación puede publicarse en forma de aplicación de descarga de pago o gratuita. Esta elección es totalmente nuestra a la hora de publicar nuestra app en las distintas tiendas de aplicaciones.

Por un lado, si publicamos nuestra app como gratuita, los usuarios no tendrán que pagar nada para descargarla y usarla. Simplemente cuando la encuentren en la tienda, le darán al botón de instalar y listo.

Por otro lado, si decidimos publicar una app de pago querrá decir que el usuario tendrá que pagar antes de poder instalar y probar nuestra aplicación. 

El precio que pagará el usuario lo elegiremos nosotros a la hora de publicar la aplicación y puede ser un precio tan bajo como unos céntimos hasta decenas de Euros.

Fuente: https://www.statista.com/statistics/263797/number-of-applications-for-mobile-phones/

Este gráfico muestra la distribución de aplicaciones de descarga de pago y gratuitas en Google Play y App Store. Como podemos ver, más del 90% de las aplicaciones son de descarga gratuita. Son de descarga gratuita pero no gratuitas al 100%, simplemente utilizan otros métodos para generar ingresos, métodos que vamos a ver a continuación.

Ganar dinero con una aplicación con micropagos

Como decía, una aplicación puede ser descargada de forma gratuita pero no significa que no pueda obtener ingresos.

Una aplicación puede ofrecer ciertas características premium una vez el usuario está dentro. En otras palabras, ciertas funcionalidades que únicamente se obtienen si el usuario paga por ellas.

Nosotros tenemos libertad absoluta para crear estos llamados micropagos dentro de nuestra aplicación. Dentro de estos pagos integrados tenemos que diferenciar entre dos tipos.

El primero es el pago de un único uso. Es un pago que el usuario tiene que hacer únicamente una vez y ya consigue desbloquear esa funcionalidad premium.

Imaginemos una aplicación que permite editar fotos y aplicar diferentes efectos. Quizás estos efectos podrían ser premium y habría que pagar por ellos para poder aplicarlos. Una vez el usuario comprara el filtro ya podría utilizarlo en cualquier momento. No necesita comprarlo una y otra vez.

El segundo tipo de micropago es todo lo contrario. Es un pago que se hace cada vez que se necesita esa funcionalidad premium.

Uno de los ejemplos más clásicos es el de los juegos y los packs de vidas extra. Imaginemos un juego donde necesitamos una serie de vidas para poder jugar y que, una vez las acabamos, tengamos que esperar un tiempo determinado para volver a jugar. La típica opción que te ofrecen estos juegos es la de comprar más vidas.

Sin embargo, una vez compramos y gastamos estas vidas, tenemos que comprar más si queremos seguir jugando. Podríamos decir que estos micropagos tienen fecha de caducidad.

A medida que las aplicaciones de pago han ido perdiendo popularidad, los micropagos han ido ganándola. En especial un tipo de micropago que aquí vamos a separar en una nueva categoría : las suscripciones.

Ganar dinero con una aplicación con suscripciones

Si hoy en día hay un método especialmente en auge en el mundo del software este es la suscripción.

Las suscripciones no son más que un tipo de micropago recurrente. Normalmente las aplicaciones que ofrecen suscripciones, son de descarga gratuita pero para poder acceder a ciertas características necesitas una suscripción, es decir, pagar recurrentemente cada X tiempo. En la mayor parte de los casos este periodo es mensual.

Servicios como Netflix o Spotify han ayudado a popularizar este tipo de método de ingresos. De hecho, hoy en día, es raro encontrar a alguien que no esté apuntado a ningún tipo de servicio recurrente.

Ganar dinero con una aplicación con anuncios

Vistas las aplicaciones de pago, los micropagos y las suscripciones. ¿Queda algún otro tipo de método de ingresos? 

Pues sí, quizás el más popular de todos, las aplicaciones con anuncios.

En todos los casos anteriores el ingreso proviene directamente del usuario. Es el propio usuario el que paga con su dinero a la aplicación. Sin embargo existe una manera de obtener ingresos sin que al usuario le cueste dinero, y es a través de anuncios de terceros.

Si tenemos anunciantes que estén interesados en pagar por salir dentro de nuestra app podemos cobrar por ese espacio. Esto puede hacerse de dos formas bastante distintas.

Ganar dinero con AdNetworks

La primera consiste en recurrir a las llamadas AdNetworks. Las AdNetworks son empresas que se dedican a poner en contacto a los desarrolladores y los anunciantes. Como creadores de la aplicación, nosotros únicamente nos tenemos que encargar de configurar dónde y cuándo queremos mostrar estos anuncios y la AdNetwork hará el resto del trabajo.

De hecho estoy seguro que ya conocerás cuál es la AdNetwork más grande del mundo a día de hoy, Google. La empresa de Mountain View es, a través de sus productos Adsense para la web, y Admob para las aplicaciones móviles, la mayor empresa de publicidad de Internet. ¿Casualidad que Android sea propiedad de Google y que sea gratuito? No lo creo 😉

Ganar dinero con anunciantes propios

La segunda opción es vender el espacio nosotros mismo. Contactar con los anunciantes y poner nosotros mismo el precio. Esto quiere decir que tendremos que gestionar los pagos, los tipos de anuncios que mostraremos, las analíticas y reportes a los clientes… todo.

Hay muchas aplicaciones que utilizan este método de ingresos hoy en día. Quizás, por aplicaciones monetizada a través de anuncios, nos podría venir a la mente una aplicación pequeña desarrollada por un creador independiente que tiene los típicos banners y anuncios a pantalla completa. De todas formas hay otras aplicaciones que utilizamos día a día, mucho más grandes, que encajan también perfectamente en esta categoría. Hablamos de apps como Facebook, Twitter, Youtube o LinkedIn.

De hecho cuando usamos este tipo de aplicaciones creemos que lo hacemos gratuitamente simplemente por el hecho de que podemos descargarlas y usarlas sin tener que desembolsar un Euro, pero la verdad es que sí que estamos pagando por el servicio. Estamos pagando, no con dinero, pero sí con nuestra información.

Toda la información personal que cedemos a estas aplicaciones es luego utilizada por estas empresas para vender espacio publicitario a sus anunciantes. Y la verdad que no les va nada mal. La información es un gran negocio hoy en día.

Utilizar una AdNetwork tiene la gran ventaja de que no nos tenemos que preocupar de conseguir anunciantes ni lidiar con ellos. De hecho, podemos tener anuncios en nuestra aplicación en cuestión de una hora. El problema es que los ingresos serán inferiores ya que estas empresas se quedarán un porcentaje de ellos a cambio de todo el servicio y la plataforma que nos ofrecen.

Por el otro lado, si decidimos gestionar nosotros mismos los anunciantes, quizás podamos conseguir mayores ingresos, pero también tendremos que encargarnos de gestionar los anunciantes.

¿Pensando en

crear una app?

Soy Diego Laballós y me dedico al desarrollo de aplicaciones móviles para Android y iOS. ¿Hablamos de cómo podría ayudarte?

Políticas de pagos en Google Play y App Store

Las tiendas de aplicaciones, tanto Google Play como AppStore, tienen una serie de políticas y condiciones de uso. Hablando claro, se rigen por una serie de reglas de cosas que están permitidas y cosas que están prohibidas hacer.

Una de estas políticas es que cuando un usuario paga por una aplicación de descarga de pago,  este pago se gestiona a través de las tiendas. Esto quiere decir que, en Google Play el pago lo gestiona Google y en AppStore lo hace Apple.

Esto tiene su parte buena. No tenemos que integrar ninguna pasarela de pago nosotros mismos  y el usuario no necesita introducir su tarjeta de crédito cada vez que quiere comprar algo ya que sus datos de pago están guardados. Un simple click en un botón es suficiente para comprar. El resultado es que el usuario está más dispuesto a gastar dinero porque hay menos fricción.

La fricción en el pago es clave. Cuantos menos pasos tengamos que hacer para comprar algo, menos nos va a doler. ¿Alguna vez te has preguntado porque en los casinos cambias el dinero por fichas de plástico al entrar?

Las fichas de plástico no son más que plástico. Inconscientemente no les damos valor. Al fin y al cabo es solo plástico, mientras que, cuando pagamos con efectivo, sí que somos más conscientes de lo que estamos pagando y nos los pensamos más.

Pues bien, ambas tiendas usan la misma táctica. Pagar tan solo con tocar un simple botón duele menos que tocar un botón, sacar la tarjeta de crédito, introducir los números y volver a confirmar el pago.

Las comisiones de Google Play y AppStore

Todo esto suena muy bien pero obviamente esto tiene un precio, y aquí viene la parte no tan buena. Un 30% del coste que paga el usuario se lo van a quedar Google o Apple en concepto de comisión por este servicio.

Con las descargas de pago no tenemos elección. Tenemos que pasar por el aro sí o sí. Al fin y al cabo, son Google y Apple, los que gestionan toda la descarga de la aplicación en sus respectivas tiendas y no hay nada que nosotros podamos hacer.

Comisiones en micropagos

Ahora bien, si nos vamos al mundo de los micropagos, esos pagos que se hacen dentro de la app y donde podemos tener más control nosotros, las cosas cambian un poco aunque no demasiado.

La primera regla es que cualquier pago dentro de la app debe procesarse con las pasarelas de pago de las tiendas. Es decir que tendremos el mismo sistema anterior.

El usuario podrá confirmar el pago de cualquier funcionalidad con tan solo tocar un botón y sin sacar su tarjeta de crédito, pero a cambio nosotros vamos a tener que ceder un 30% de ese precio pagado.

Excepciones para las comisiones en los micropagos

Como decía, aquí las cosas cambian un poco porque tenemos una serie de excepciones. Estas excepciones son las siguientes : en el caso que el producto o servicio ofrecido sea físico y en el caso de que el producto o servicio ofrecido pueda ser consumido fuera de la propia aplicación.

La primera regla está bastante clara. Cualquier producto o servicio físico no está obligado a utilizar la pasarela de pago de las tiendas. Un ejemplo claro podría ser el de una tienda online que envía físicamente los productos a casa o una app de comida a domicilio. En ambos casos el servicio o producto es algo físico.

Sin embargo, la segunda regla puede ser un poco más compleja de entender. Así que vamos a profundizar un poco más en ella.

¿Qué quiere decir que el producto o servicio pueda consumirse fuera de la app? Sin duda en este caso lo mejor es poner un par de ejemplos.

Si tienes un juego y vendes productos en forma de vidas o nuevos personajes, es contenido que únicamente puede ser consumido dentro de tu propia app.

Otro ejemplo podría ser una app que tuviera publicidad pero ofreciera la opción de eliminar los anuncios con un pequeño pago, esto también sería consumible dentro de la propia app.

Da igual que los beneficios puedan extenderse también a otras versiones de tu proyecto. Por ejemplo, si un usuario paga por quitar la publicidad en Android, quizás esto también quitaría la publicidad para la versión de iOS y la web. Lo importante es que el beneficio que se obtiene está únicamente reflejado en tu proyecto.

Ahora veamos el caso opuesto. ¿Qué quiere decir que el producto o servicio pueda ser consumido fuera de la propia app?

Un ejemplo podría ser una app que vende libros electrónicos. En este caso, quizás la propia aplicación ofrece un lector para leer los libros que compras, pero además eres libre de leer ese libro en cualquier otra app que soporte ese mismo formato.

Recapitulando un poco, en estos casos o excepciones somos libres de utilizar cualquier pasarela de pago. Esto quiere decir que podemos recurrir a servicios como Stripe o Paypal que tienen comisiones mucho menores. En el caso de Stripe, por ejemplo, es de aproximadamente un 3%. Sin duda mucho menos que el 30% de las tiendas.

Las comisiones de pago en las suscripciones

Finalmente tenemos las suscripciones. ¿Qué pasa aquí? ¿También tenemos que ceder un 30%? Podríamos decir que casi casi es más de lo mismo.

En realidad las suscripciones no son más que micropagos, así que, como puedes imaginar, las reglas son muy muy semejantes.

En cada periodo de facturación de tu suscripción, la cual puede oscilar entre 1 mes y 1 año, tanto Google como Apple se quedarán con 30% del coste de la misma. Sin embargo hay una pequeña buena noticia. Si consigues que el usuario esté suscrito durante más de un año la comisión se reducirá al 15% para los periodos siguientes.

Como ejemplo imagina que un usuario se apunta a una suscripción mensual de nuestra app en Enero. De Enero a Diciembre, ambas tiendas de aplicaciones van a retenernos un 30% de nuestros ingresos. Ahora bien, si conseguimos que el usuario siga activo hasta el Enero del año siguiente, entonces la comisión se reducirá al 15% para siempre.

¿Cómo funcionan las distintas formas de pago?

Lo que acabamos de ver es que a la hora de obtener ingresos directamente del usuario tenemos dos formas de cobrarle. La primera es a través de la pasarela de pago de Google Play o AppStore y la segunda es una pasarela de pago propia.

En el caso del pago a través de las tiendas de aplicaciones ya hemos visto que es muy sencillo pagar para el usuario. Simplemente tiene que tocar en un botón y listo. En la gran mayoría de ocasiones el usuario ya tiene sus datos de pago guardados así que no hace falta ningún paso más. A partir de aquí este dinero va directamente a Google o Apple dependiendo la tienda donde se haya producido.

Por otro lado tenemos las otras pasarelas de pago. Aquí va a depender de lo que nosotros elijamos. Podemos usar servicios como Stripe, Square, Paypal o directamente la pasarela de pago virtual de nuestro banco.

Cada método será diferente, pero en la gran mayoría de casos, al usuario le tendremos que enseñar un formulario donde pueda introducir los datos de su tarjeta de crédito.

En este caso, dependerá también en gran parte, qué pasarela concreta estemos utilizando. De todos modos, y generalmente, el dinero también irá a parar al servicio que utilicemos.

¿Cuándo y cómo se nos ingresa el dinero?

Ahora viene la parte que posiblemente más nos interese. ¿Cómo y cuándo llega este dinero a nuestras manos?

En el caso de las tiendas de aplicaciones lo que tendremos que configurar son una serie de datos en nuestro panel de desarrolladores para poder recibir estos pagos mes a mes. Necesitaremos los datos fiscales para recibir la correspondiente factura y una cuenta bancaria donde queramos que nos ingresen el dinero.

Una vez nuestros datos estén confirmados iremos recibiendo mes a mes los ingresos que hicimos en el mes anterior.

Por otro lado, en cuanto a las pasarelas de pago o servicios que nosotros podemos utilizar, va a depender de cada servicio.

Por ejemplo, Stripe puedes configurarlo para que cada semana te haga una transferencia de todo lo que has ingresado, pero también puedes optar por retenerlo y enviarlo a tu cuenta cuando más te convenga. Como digo va a depender de cada servicio.

Conclusión

En resumen, para ganar dinero con una aplicación móvil podemos recurrir a varias formas de ingresos : las descargas de pago, los micropagos dentro de la app, las suscripciones y los anuncios.

Tenemos que tener en cuenta que a la hora de cobrar al usuario en la gran mayoría de ocasiones estamos obligados a utilizar las pasarelas de pago de Google y Apple. En los cálculos que hagamos, tenemos que tener presente que el 30% de lo que ingresemos se lo van a quedar estas dos empresas.

Así que espero que ahora tengas una mejor idea de cómo obtener ingresos y ganar dinero con una aplicación móvil. Ahora solo tienes que averiguar qué método encaja mejor y cómo aplicar un buen modelo de negocio.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.