¿Cómo saber si una idea es buena o no?

¿Has tenido una idea para una aplicación móvil? ¡Genial! Seguramente, a priori, estés seguro de que la idea es buena y que puede funcionar muy bien. De todos modos, ¿realmente estás tan seguro de ello? ¿Estarías dispuesto a invertir tu tiempo o tu dinero? ¿Cómo puedes saber si una idea es buena o no?

Lanzar una aplicación móvil es algo que requiere de una cantidad considerable de tiempo, de dinero o de ambas. No es algo que podamos hacer de un día para otro como quien prueba a hacer una nueva receta cocina para ver si sale bien o mal. De aquí la importancia de saber si realmente una idea para una app es buena o no.

Fuente : Statista

Este gráfico muestra los ingresos, en billones de dólares, que las aplicaciones móviles han tenido desde 2014 hasta 2018 incluyendo previsiones hasta 2023. 

Ver estadísticas como esta nos puede llegar a engaño. Sí que es cierto que las apps son muy populares hoy en día y que generan muchísimo dinero. Es más, año tras año estos números van creciendo como muestra claramente el gráfico. De todos modos estos datos no nos cuentan la historia completa.

Fuente : Statista

Tenemos ser conscientes de la otra cara de la moneda que precisamente muestra este otro gráfico. Aquí podemos ver el número de aplicaciones disponibles en la AppStore de Apple desde el 2008 hasta el 2019.

Día tras día hay más aplicaciones móviles disponibles y por lo tanto, la competencia es mayor. Sí que es cierto que los ingresos incrementan año tras año pero también el número de apps es mayor. Hay más pastel pero también somos más a repartir.

No únicamente tenemos que tener en cuenta que cada vez hay más aplicaciones en el mercado. Otro punto que debemos conocer es que no todas las aplicaciones funcionan de la misma forma ni tienen el mismo número de descargar e ingresos. De hecho la distribución es muy desigual.

Fuente : Statista

Esto nos lleva a ver la realidad que vemos en este gráfico. Alrededor de un 25% de las aplicaciones únicamente se usan una sola vez. Esto quiere decir que muchas apps, aunque son descargadas por los usuarios, solo se llegan a utilizar una vez y después se desinstalan, lo cual es algo ni mucho menos bueno.

Todo esto nos hace ver la importancia de validar nuestra idea antes de invertir nuestro tiempo y dinero. Así que basta por ahora de gráficos y estadísticas y vamos a ver cómo podemos saber si nuestra idea para una app es buena o no.

¿Por qué es importante saber si una idea es buena o no?

Como ya hemos visto en la introducción anterior, existe un motivo principal para validar nuestra idea lo antes posible : decidir si vale la pena invertir nuestro tiempo y dinero en ella.

Desarrollar una aplicación móvil y tirar la idea hacia adelante no es algo simple. No solo es la pura programación de la aplicación lo que va a requerir de tiempo, esfuerzo y dinero. También tenemos que tener en cuenta otras tareas como la promoción y el marketing de la idea y la propia gestión del proyecto, la comunidad, los usuarios…

Detrás de toda aplicación exitosa hay mucho más trabajo que el puro desarrollo técnico del proyecto. Podríamos hasta decir que la programación es quizás únicamente la mitad del esfuerzo o incluso menos dependiendo del proyecto.

Por lo cual, saber si una idea es buena o no es vital antes de seguir adelante con ella.

De todas formas, existen otras razones para validar nuestra idea más allá de para decidir si invertimos nuestro propio tiempo y dinero.

Por un lado, quizás no queramos cargar todo el peso del proyecto en nuestras propias manos y necesitemos apostar por tener otros socios. Ya sean socios que nos ayuden en tareas de buscar inversión, diseño,programación o marketing.

Seguramente tengamos que convencer a estos socios de alguna manera. Al fin y al cabo, si van a ser nuestros socios, también van a ser ellos los que inviertan su tiempo y dinero en nuestra idea.

La mejor forma de convencer a alguien para que apueste por una idea no es simplemente contársela en 2 minutos. La mejor forma es demostrar que tu idea puede validarse con datos.

Al fin y al cabo una idea no es más que una idea, una hipótesis. Respaldar nuestras ideas con datos sin duda ayudará a que podamos convencer a alguien para que se una a nuestra aventura.

Por otro lado, dado que lanzar una aplicación móvil no supone una inversión pequeña, seguramente necesitemos de cierto nivel de inversión. Sobretodo si no contamos con socios que puedan desarrollar todas estas tareas de forma interna.

Por suerte existe una solución : buscar inversores. De hecho es uno de los principales métodos utilizados por las llamadas Startups. Mediante financiación de terceros consiguen desarrollar sus proyectos con la esperanza de que acaben generando muchos más beneficios en el futuro.

Pues bien, para conseguir que estos inversores apuesten por nuestra idea y arriesguen su dinero, vamos a tener que convencerles. Y una vez más, no se me ocurriría convencer a alguien de que invierta en mi idea con el argumento de que “mi idea es muy buena”. Se necesita algo más que eso. Necesitamos demostrar que nuestra idea es realmente buena.

1. Saber si existe un público para nuestra idea

Lo primero que tendríamos que averiguar es saber si existe un público para nuestra idea.

Imaginemos que queremos crear una aplicación para poner en contacto gente que tiene perros con otras personas que están dispuestas a pasearlos por una cantidad de dinero.

En nuestro caso hipotético tendríamos que asegurarnos que existe suficiente gente con perro en el área que estemos interesados. 

Suponiendo que vamos a lanzar nuestra aplicación únicamente en un país concreto, por ejemplo España, tendríamos que cerciorarnos que existe suficiente gente con perros en este país.

Existen muchas formas en las cuales podemos obtener este tipo de datos. En el caso concreto de España tenemos la web del INE, el Instituto Nacional de Estadística. A través de esta web podemos acceder a multitud de estadísticas y encuestas que se hacen de forma habitual a la población.

Seguramente la gran mayoría de países también tienen un organismo equivalente donde ofrecen este tipo de datos.

Otra fuente muy accesible y fiable es la prensa y los periódicos. Hoy en día es muy sencillo hacer una búsqueda en internet a través de Google para obtener respuestas a este tipo de preguntas.

Lo único que tenemos que hacer es un filtrado de datos por aquellas fuentes que consideremos fiables.

En mi caso he hecho una búsqueda para el ejemplo que hemos puesto y puedo ver que los resultados son muy prometedores e interesantes. La mayoría de resultados vienen de periódicos bastante conocidos y con cierta reputación. Puedo ver informaciones como que “1 de cada 4 hogares tiene perro”, “que hay más perros que menores de 15 años” o que “hay 20 millones de mascotas en España”.

2. Averiguar si existe un interés real por nuestra idea

Que exista un público objetivo para nuestra idea no significa que puedan realmente estar interesados en nuestra app.

Es importante saber si estas personas realmente pueden necesitar la solución que nosotros queremos aportar a un hipotético problema.

En nuestro caso estamos asumiendo que las personas que tienen perro quizás no tienen el tiempo suficiente para pasearlo y que, por lo tanto, quizás estén interesados en encontrar a alguien que lo haga por ellos de vez en cuando.

Tenemos distintas formas para averiguar si nuestro público objetivo realmente puede estar interesado en nuestra idea.

Quizás la forma más directa y real es directamente preguntar a estas personas a través de encuestas. Lo importante aquí es saber a quién preguntar y cómo preguntar.

Deberíamos evitar preguntar a familiares y amigos ya que es posible que no nos ofrezcan un feedback real y honesto. Al fin y al cabo, dada la relación que tenemos con ellos, quizás no quieran herir nuestros sentimientos y decirnos que no es una buena idea. Tenemos que ir directamente a clientes potenciales con los cuales no tengamos una relación tan directa.

La forma de preguntar también es importante. Una pregunta como : ¿te gustaría tener una app que te diera la oportunidad de encontrar personas que puedan pasear a tu perro cuando no tengas tiempo? Quizás no sea la mejor forma de preguntar. Al fin y al cabo es una pregunta que se responde con un sí o un no. Además que la forma en la que se pregunta ya está encarada a responder con un sí. Al fin y al cabo si no tienes tiempo claro que estaría genial tener una app que te permitiera hacerlo.

Es mejor preguntar de una forma más abierta. De una manera que, en primer lugar, no influencie la respuesta de la persona y que, en segundo lugar, pueda dar pie a obtener respuestas más interesantes que nos puedan dar más información.

Por ejemplo, ¿Alguna vez no has tenido tiempo de pasear a tu perro? ¿Qué has hecho cuando ha pasado eso?

Este tipo de preguntas pueden darnos más información que nos pueden incluso ayudar a mejorar nuestra idea. No se trata de únicamente preguntar sino que se trata de escuchar lo máximo posible para ver qué dicen esas personas.

Obviamente a cuántas más personas preguntemos mejor.

Finalmente, si vemos que todo el feedback que hemos recibido para nuestra idea es bueno, tenemos que sospechar. No existe una idea perfecta con la cual todo el mundo esté de acuerdo al 100%.

Si todas las respuestas que hemos recibido son buenas seguramente no hemos hecho las preguntas adecuadas o no hemos preguntado a la gente que debemos preguntar. Si lo hacemos bien siempre tendremos críticas que nos servirán para pensar en cómo mejorar.

Otra forma más sencilla de ver si existe un público sin necesidad de preguntar directamente a la gente sería a través de herramientas online.

Google trends es una de estas opciones. Es una herramienta de Google que nos permite medir el interés de cierta búsqueda en una región concreta.

En este caso tendríamos que buscar términos que apunten hacia nuestra solución. En nuestro caso estamos asumiendo que la gente necesita a personas que puedan pasear a su perro así que podríamos hacer una búsqueda como “paseador de perros”.

Otra herramienta similar es Google Adwords Keyword Planner. Funciona de una forma muy similar pero en este caso podremos saber cuántas búsquedas se están haciendo en Google para unas palabras concretas.

Fuente : Adwords Keyword Planner

En este caso podemos ver como, en el caso de España, se producen entre unas 1.000 y 10.000 búsquedas mensuales para las palabras “paseador de perros”. Lo cual demuestra que sí hay un cierto interés por ello.

3. Averiguar si nuestro público objetivo está dispuesto a pagar por ello

Bien, asumiendo que hemos llegado a este punto a través de todos los anteriores, ya sabemos que existe un público para nuestra idea y que están interesados en nuestra solución. De todas formas, para saber si realmente nuestra idea es buena o no debemos asegurarnos de algo importantísimo : ¿la gente está interesada en pagar por nuestra solución?

Seguramente este es el punto más complicado pero también uno de los más importantes para cualquier aplicación móvil. Es muy posible que haya gente interesada en nuestra idea pero también tenemos que tener en cuenta que muchos de ellos no estarán dispuestos a pagar por ella. 

A muchas personas les parecerá genial nuestra idea y la usarían si fuera gratuita. Ahora bien, en el momento que planteemos la posibilidad de pagar por ello habrán muchos que se echarán para atrás.

Para asegurarnos que nuestra idea es viable tenemos que saber si la gente está dispuesta a pagar por ella. Al fin y al cabo, si no encontramos una forma de obtener ingresos no será sostenible.

Así que en este punto tenemos que preguntar directamente si les parecería bien pagar X cantidad de dinero por nuestra solución. Una vez más una posibilidad sería  preguntar esto a nuestro público objetivo a través de encuestas.

Otra forma de asegurarnos de que realmente pagarían por ello es hacer un Smoke Test. Esta técnica ya la vimos cuando hablamos de cuánto dinero puede ganar una aplicación móvil. Consiste en crear una sencilla web promocional que anuncie nuestra idea y que permita a los usuarios suscribirse o comprar algo que realmente aún no está en el mercado.

Sí que es cierto que conlleva un poco más de esfuerzo e inversión pero también es una forma más segura de saber si la gente está realmente dispuesta a pagar y tiene un interés real.

Conclusión

Convertir una idea en una aplicación real es un proceso complejo que conlleva una inversión importante de esfuerzo, tiempo y dinero. Es por ello que es vital saber si la idea para nuestra app es realmente buena o no.

Cuanto más feedback y más opiniones obtengamos mejor. La clave está en averiguar si existe un público para nuestra idea, si están realmente interesados en nuestra solución y finalmente saber si están dispuestos a pagar por ella.

Una vez hayamos recopilado todas estas opiniones, y siempre que el resultado haya sido bueno, ya podremos lanzarnos a llevar a cabo nuestra idea con mayor seguridad.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.