¿Cómo encontrar un socio programador para crear una app?

A la hora de desarrollar una aplicación móvil, una de las principales barreras es el alto coste de desarrollo. Programar una aplicación es un proceso complejo que requiere de perfiles profesionales que normalmente suponen un alto coste en el mercado laboral.

De hecho, una de las principales razones por las cuales el desarrollo de aplicaciones móviles requiere de inversión externa es este alto coste de desarrollo. Ahora bien, ¿qué pasaría si pudiéramos disponer de estos recursos de forma interna en el equipo fundador? Supondría no necesitar una inversión tan grande de forma inicial.

Encontrar un socio programador para tu proyecto puede ser una gran idea para evitar la barrera inicial de conseguir esos primeros inversores. Al fin y al cabo, son los más difíciles de encontrar y convencer, ya que aún no se ha demostrado nada y el proyecto es simplemente una idea.

Además, si tu idea de negocio gira principalmente en torno a una aplicación móvil, es una buena idea disponer de los recursos técnicos de forma interna. Esto te permitirá más flexibilidad a la hora de desarrollar cambios y menos problemas de dependencia con terceros si el desarrollo está externalizado. Incluso tendrás un socio que realmente sabe cómo funciona el mundo de las aplicaciones móviles y eso es realmente importante.

¿Qué socio programador buscas?

Así que imaginemos que queremos buscar un socio programador para nuestra idea. La principal pregunta que debemos resolver, por obvia que parezca, es qué tipo de programador estamos buscando.

Antes de nada debemos entender cómo funciona el mundo de la programación. Existen muchos tipos de programadores. Programadores web, móviles, de juegos, bases de datos, servidores… Además dentro de los programadores móviles existen distintas plataformas como iOS o Android. Y, para más inri, existen dentro de las propias plataformas distintas tecnologías con las cuales podríamos desarrollar nuestra aplicación.

En resumen, no tiene mucho sentido preguntar a un programador de servidores que nos ayude a crear nuestra genial idea en forma de app para iOS. ¿Podría llegar a hacerlo? Sí, quizás, pero no es su punto fuerte. Seguramente le llevaría mucho más tiempo de lo normal y el resultado no sería todo lo bueno que podría llegar a ser. 

Tenemos que encontrar programadores que estén relacionados con lo que queremos hacer.

Muchas veces no es tan sencillo saber qué programador estamos buscando porque nos perdemos en el mundillo tecnológico y sus siglas. Que si Backend, Full Stack, Frontend, Mobile, Android, iOS, Flutter, React… 

Así que mi principal recomendación en este punto no es otra que preguntar a alguna persona allegada para que nos aclare qué perfil tendríamos que encontrar. Cada proyecto es un mundo y la tecnología a utilizar dependerá del tipo de proyecto.

La realidad de los programadores

Si queremos encontrar un socio programador y convencerle para que se una a nuestro proyecto es conveniente entender la realidad de los programadores. Entender cuál es su situación para poder intentar convencerlos mejor.

Empecemos viendo la realidad del mercado laboral en los programadores. La situación actual es que hay falta de programadores. Hay mucha demanda para esos puestos de trabajo y no hay tanta gente disponible para cubrirlos. Esto genera, por norma general, que los programadores no tengan falta de trabajo y que estén muy bien pagados.

Por otro lado, suele ser normal que los programadores reciban propuestas de otra gente con nuevas ideas por si están interesados en desarrollarlas. Así que están en cierto modo acostumbrados a que les presenten nuevas ideas.

Con ello quiero decir que una simple idea, o unas simples palabras bonitas, no van a ser suficientes para convencer a alguien de que se una a tu proyecto. Así que te aconsejo que evites contactarlos de la  siguiente manera:

Ok, mira lo que yo te propongo es que si mi idea de la aplicación funciona y genera dinero yo me quedo con digamos el 20 o 15 % y tú lo demás…

….lo único que no tengo dinero pero podemos llegar a un acuerdo ya cuando la aplicación o plataforma este teniendo éxito te pago te doy mi palabra.. 

… bien te escribo brevemente mi idea millonaria es una app financiera en la cual pueda prestar mi servicios financieros…

Todo esto son fragmentos de emails que me han llegado a mí. Palabras copiadas y pegadas tal y como me han llegado. Como podrás imaginar lo que les va a pasar a estos mails es que van a ir directos a la papelera.

Personalmente, cuando veo términos como “me quedo con un porcentaje por la idea”, “idea millonaria”, “hacerte rico”, “si funciona te pago” elimino directamente el email. Simplemente para no hacer perder el tiempo a la otra persona ni a mi mismo. Tal y como lo hago yo, muchos otros programadores van a hacer lo mismo.

Lo importante aquí y lo que quiero mostrar es que necesitamos mucho más que cuatro frases bonitas con promesas. Nuestro socio programador no se va a convencer simplemente con esto. Necesitamos más y esto es precisamente lo que vamos a intentar ver a continuación.

1. Convence a tu posible socio programador como si fuera un inversor

Si quieres encontrar un socio programador lo primero que tienes que hacer es tratar de convencerlo como lo harías con un posible inversor.

Cuando te dirijas a esta persona tienes que mostrar que has dedicado tiempo a pensar en la idea. Tienes que demostrar que vas enserio y que no es simplemente una idea que se te ocurrió ayer. 

Haz un pequeño estudio de mercado, apóyate en datos de fuentes fiables para validar tus hipótesis, muestra los puntos fuertes de tu proyecto, explica el modelo de negocio de tu aplicación, muestra, si lo consigues, que tienes inversores interesados…

Ahora bien, tienes que encontrar un equilibrio entre tres simples frases en un mail y un documento de cien páginas que seguramente nadie va a leer. 

Tienes que ser conciso e ir al grano para no perder la atención de la persona. Apóyate en representaciones visuales de tu idea como diseños o prototipos. Ya se sabe que una idea vale más que mil palabras.

2. Comparte las debilidades de forma transparente

Como todo en la vida, nada es perfecto. Toda idea tiene sus debilidades y amenazas.

Ocultar los puntos débiles de tu idea no te va a hacer ningún bien. Es más, reconocer los puntos débiles puede ayudarte si lo enfocas bien.

Si identificas tú mismo los puntos débiles de tu idea puedes demostrar, en primer lugar, que eres honesto y, en segundo lugar, que conoces la idea al detalle. 

Tener un plan B en caso de que estas debilidades se acrecienten en tu plan de negocio causaría también una buena impresión y dejaría ver que tienes la idea bajo control.

Mucho peor será que la otra persona se de cuenta de los puntos débiles de tu idea por su cuenta. Sobre todo pon el foco en el lado técnico donde quizás tengas que pedir algo de asesoramiento. Muchas ideas que parecen perfectas son simplemente inviables desde el punto de vista técnico. Bien porque no se puede hacer técnicamente o porque su desarrollo tendría un coste muy alto de recursos.

3. Deja claro cuál será tu aportación

Pongamos un poco de contexto en la situación que estamos planteando. Has tenido una idea y estás buscando un socio programador que se una a tu proyecto para desarrollarlo. Así que al buscar un socio seguramente estás ofreciendo un porcentaje de participación sobre tu idea y no un sueldo de mercado.

Bien, pongámonos ahora del lado del programador. Se va a unir al proyecto para desarrollarlo de principio a fin, sin cobrar y únicamente con la esperanza de que en un futuro la empresa tenga cierto potencial y valor. Pero, ¿qué va a hacer la otra persona? ¿solo va a aportar la idea?

Seamos claros. Las ideas no valen nada. Somos millones de personas en el mundo. Todos con nuestras propias ideas. Unos más, otros menos, unos con mejores, otros con peores. 

¿Creés que tu idea no se le ha ocurrido a alguien antes en todo el mundo? Quizás no exactamente los mismo, pero seguramente alguien ha pensado ya en algo muy parecido. 

La diferencia no la marcan las ideas. La diferencia la marcan las personas que llevan a cabo las ideas. Una idea por si sola no vale nada, es simplemente un pensamiento.

Una misma idea puede llevarse a cabo de muchas formas y no necesariamente tendrá el mismo éxito en cada una de ellas. La ejecución de la idea es la parte importante.

Lo que quiero decir con esto es que tienes que pensar qué vas a aportar tú al proyecto. Esta es la misma pregunta que se va a hacer la otra persona. Y creéme que tener la idea no es suficiente teniendo en cuenta el trabajo que tendrá que desarrollar la otra persona.

Llevar a cabo una idea no es únicamente el propio desarrollo de la aplicación. ¡Ni mucho menos! 

Hay muchísimas tareas que son casi igual o igual de importantes. Desde tener un plan de negocio, pensar en la promoción de la aplicación, buscar posibles inversores… 

Tienes que ser conciso y detallar qué tareas son las que tú vas a llevar a cabo para dejar claro que ambos vais a trabajar en el proyecto.

4. Valora el trabajo del desarrollador

Uno de los puntos más importantes a la hora de convencer al desarrollador será la propuesta que le ofrezcas.

Está muy bien contar la idea en detalle mostrando sus puntos fuertes. Ahora bien, a la hora de la verdad, a la hora de tomar la decisión, esta persona va a mirar la oferta que le estás haciendo.

El éxito de encontrar un socio programador va a depender en gran medida de esta propuesta.

Realmente existen muchas formas de hacer una oferta a un programador. Puede ir desde únicamente ofrecer un porcentaje de la empresa, el conocido como equity, hasta un sistema mixto donde se retribuye económicamente por el trabajo y además se cede un porcentaje de la empresa.

Sea cual sea la forma de la oferta tienes que intentar valorar de forma justa el trabajo de tu socio programador. 

Evalúa clara y objetivamente el trabajo que tú y los otros socios vais a aportar y cuánto va a aportar el programador. Intenta valorar económicamente el coste que cada uno va a poner sobre la mesa y procura que la oferta esté justificada.

¿Dónde encontrar un socio programador?

Después de haber visto una serie de recomendaciones para el cómo contactar a un posible socio programador, veamos el dónde. ¿Dónde podemos encontrar a estos socios programadores? 

La verdad es que tenemos muchas opciones sobre todo hoy en día donde estamos más conectados que nunca.

Por un lado, si nos fijamos en el mundo digital, podemos encontrar programadores con una simple búsqueda en internet a través de sus propias páginas web y blogs personales. Al fin y al cabo ahora estás leyendo una de ellas 😉 

También tenemos las redes sociales enfocadas al trabajo como LinkedIn o webs como UpWork donde podrás encontrar una gran cantidad de profesionales independientes.

Por otro lado, si nos centramos en el mundo presencial, tenemos fuentes más convencionales. Podemos preguntar a familiares y a amigos o incluso en el trabajo.

Hoy en día es más fácil que nunca encontrar un socio programador porque existen muchas fuentes de contactos. Tan solo necesitamos una buena propuesta que sea capaz de convencer a nuestro posible socio ideal.

Conclusión

Encontrar un socio programador puede ser una gran opción si queremos desarrollar una idea de negocio en torno a una aplicación móvil. Tan solo tenemos que saber qué tipo de programador necesitamos exactamente y dedicar tiempo a plantear una buena propuesta tal y como haríamos con un inversor.

La realidad de los programadores es que hay mucho trabajo en el mercado laboral y bastante bien pagado, así que tenemos que hacer una propuesta seria con cara y ojos.

Entre alguna de las mejores prácticas a tener en cuenta estaría : dejar claro que nuestra propuesta es sería y está  trabajada, compartir tanto los puntos fuertes de nuestra idea como los débiles y valorar de forma justa el trabajo que el programador llevará a cabo.

Si te ha resultado útil este artículo puedes hacer que también lo sea para otras personas compartiéndolo en , LinkedIn o .

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo y estaré encantado de poder ayudarte.