Diego Laballós

Desarrollador de aplicaciones Android

31. Lo bueno y lo malo de ser programador

Como en cualquier profesión, la programación también tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Así que, esto es precisamente lo que veremos en el capítulo de hoy. Vamos a ver lo bueno y lo malo de ser programador.

Empecemos por los puntos buenos:

  • 1. No falta trabajo: Ya lo he dicho muchas veces en este podcast. Si algo bueno tiene la programación es que hay trabajo. Es muy extraño que siendo programador estés en el paro. Otra cosa es conseguir un buen trabajo. Para ello tendrás que valer e ir progresando poco a poco.
  • 2. Creatividad: La programación te permite ser creativo. Estás siempre creando cosas. La programación, en sí misma, es algo creativo. Hay muchas formas de programar una misma cosa y cada persona lo hace a su manera. Además es un sector en el cual emprender es sencillo. Es fácil crear nuevos productos casi de la nada.
  • 3. No hay barreras de entrada: Las barreras de entrada que se puede encontrar una persona que quiera aprender a programar son un ordenador y conexión internet. Todo esto es lo que necesitas para aprender a programar y dedicarte a ello.
  • 4. Colaborar con gente motivada e inteligente: Ser programador requiere estar motivado y apasionado por tu trabajo. Esto hace que a la hora de trabajar en equipo trabajes con este tipo de gente. Gente motivada, inteligente, con ganas de aprender y sobretodo con ganas de enseñar y compartir.
  • 5. Dejar de ver magia donde no la había: La programación está en todos lados. El aprender como funciona todo este mundo te hace entender como funcionan muchas de las cosas que vemos en nuestro día a día. Cosas que antes pensabas que eran magia ahora tienen su explicación razonable.
  • 6. La comunidad: Existe una gran comunidad de profesionales en el mundo de la programación. Una comunidad dispuesta a ayudar y compartir conocimiento. Gracias a toda esta gente vas a poder progresar y aprender más rápido que en el caso de que lo tuvieras que hacer tu solo.
  • 7. Futuro: ¿Existe alguna profesión con más futuro que la programación? Cada vez existen más dispositivos programables, más tecnología a nuestro alrededor. Aunque las tecnologías aparezcan y desaparezcan, siempre se van a necesitar programadores. Así que podríamos decir que la programación es una profesión de futuro.

Ahora vayamos a ver los puntos malos:

  • 1. Trabajar sobre proyectos mal estructurados: La programación no es todo crear de 0. De hecho, lo más común es trabajar ampliando o manteniendo un sistema existente. Proyectos hay de todo tipo. Los hay buenos, medio buenos y malos. Si te toca trabajar sobre un proyecto mal estructurado, es una de las peores cosas que te pueden pasar. Si te toca hacerlo, no te queda otra.
  • 2. Competencia entre programadores: Al igual que he dicho que la comunidad a nivel general es genial, también existen personas competitivas, que siempre quieren llevar la razón y que no tienen esa mentalidad de ayudar y aprender entre todos. Seguramente es algo que se da en cierto modo en todos los sectores, pero es algo de lo que había que dejar constancia.
  • 3. Mundo cambiante: La tecnología es un mundo cambiante. Lo que vale hoy no vale mañana. Tienes que estar constantemente reciclándote y estudiando. Podemos mirarlo como un punto malo si tenemos en cuenta que tienes que estar estudiando casi a diario. Ahora bien, también podemos mirarlo como un punto bueno viendo que no te vas a aburrir y que no es una profesión monótona.
  • 4. Presión de la gente que no entiende lo que haces: Muchas veces, como programador, te toca actuar en cierta manera como un traductor entre el mundo real y el mundo tecnológico. Es difícil, a veces, hacer ver cuánto tiempo o cuánto esfuerzo requiere llevar a cabo ciertas tareas ante una persona que no entiende lo que se está pidiendo.
  • 5. Monotonía de proyectos: Quizás lo pero que le puede pasar a un programador es entrar en monotonía. Trabajar siempre con la misma tecnología, con el mismo proyecto, con los mismos problemas. Al fin y al cabo, acabarte aburriendo de tu trabajo. Este quizás es uno de los principales problemas por los cuales los programadores cambian de trabajo.
  • 6. Estrés ante errores: La programación es una fuente de estrés. La programación no es más que solucionar errores y buscar soluciones. Muchas veces, cuando alguno de los problemas a los que te enfrentas requiere mucha paciencia o dedicación, acaba por estresarte.
  • 7. Frescura mental: Para ser programador necesitarás estar fresco de mente casi a diario. No puedes estar trabajando cansado o con la cabeza en otro lado. Mientras que en otros trabajos quizás te puedan permitir estar a medio gas mentalmente, la programación no te lo permite. Si no tienes el día vas a tener que trabajar y pensar igualmente.

Así que estos son los que, en mi opinión, son los puntos buenos y malos de la programación. Como siempre sabes que puedes contactar conmigo a través de mi formulario de contacto y seguir este podcast a través de las plataformas de iTunes y iVoox entre otras. ¡Nos escuchamos el miércoles que viene a las 8 AM!

Compartir