Diego Laballós

Desarrollador de aplicaciones Android

24. ¿Qué diferencia una buena de una mala aplicación?

¿Cómo sabemos si una aplicación está bien o mal desarrollada? El que veamos que una aplicación hace lo que dice hacer, no quiere decir que la aplicación esté bien construida. Damos por hecho que, si una aplicación dice que es un reproductor de música, va a reproducir música. Pero entonces, ¿cómo podemos saber si un app está bien programada?

Básicamente hay varios puntos a través de los cuales podemos averiguar si una aplicación está bien hecha. Algunos de ellos son visibles a simple vista. Simplemente con descargar y probar la aplicación nos daremos cuenta de ello. Sin embargo, hay otro puntos que no son tan visibles y son más internos. Para poder verlos tendremos que acceder y entender el código de la propia app.

Empecemos por los puntos visibles:

  • Rapidez: Una app tiene que responder rápidamente a las interacciones del usuario y mostrar en todo momento lo que está pasando.
  • Diseño moderno y acorde al sistema operativo: No hay nada peor que un diseño desfasado y que no se corresponde con la plataforma en la cual se ejecuta.
  • Interfaz simple e intuitiva: Las apps se ejecutan en pantallas pequeñas y están pensadas para llevar a cabo pocas acciones y muy concretas, pero tienen que hacerlo bien.
  • Libre de errores o con los mínimos posibles: Esto es algo obvio. Nadie quiere utilizar una aplicación que falla cada dos por tres.
  • Buen comportamiento en situaciones no ideales:Una app tiene que ofrecer una buena experiencia aunque las condiciones no sean las mejores. Un claro ejemplo es una mala o nula conexión a internet. Se tiene que poder ofrecer una experiencia alternativa.
  • Uso razonable de los recursos: El uso de notificaciones, batería, datos móviles o permisos tiene que cuidarse al máximo. Los usuarios cada vez ponen más atención en estos detalles y son importantes.

Como decía al principio también hay una serie de indicadores invisibles que nos pueden decir si una app está bien o mal desarrollada. Que una app luzca bien por fuera no quiere decir que también lo haga por dentro. Estos indicadores invisibles no son tan fáciles de detectar. Básicamente necesitamos acceso al código fuente y obviamente entenderlo. Son los siguientes:

  • Facilidad de hacer cambios: Una app tiene que estar preparada para sufrir cambios y tiene que ser lo más fácil posible hacerlos.
  • Entendible a otros programadores: El código tiene que estar bien organizado y tiene que poder ser entendible a otros programadores para poder modificarlo sin problemas.
  • Escalable: Tiene que poder ser fácil añadir nuevas funcionalidades. Idealmente el añadir una nueva característica a la app no tendría que modificar todas las funciones ya implementadas.
  • Testeable: El proyecto de la app tiene que contener tests. Tests que faciliten el desarrollo del proyecto y la fácil detección de posibles errores.

Quizás estos últimos puntos sean los más conflictivos ya que son pequeños problemas invisibles. Problemas que quizás no descubramos hasta que tengamos el problema delante.

Como siempre para cualquier duda o sugerencia puedes contactar conmigo a través de mi formulario de contacto. También puedes escuchar y recomendar este podcast a través de iTunes o iVoox. ¡Hasta el miércoles que viene!

Compartir