Diego Laballós

Desarrollador de aplicaciones Android

¿ Por qué se actualizan tanto las aplicaciones móviles?

¿ Por qué se actualizan tanto las aplicaciones móviles ?

Sí, a todos nos pasa. Cada día estamos actualizando aplicaciones en nuestro móvil.

Si eres de esas personas que no tienen activadas las actualizaciones automáticas, verás que casi cada día tienes nuevas actualizaciones. En el caso de que las tengas activadas, posiblemente veas alguna notificación de las últimas actualizaciones.

Pero, ¿por qué se actualizan tanto las aplicaciones móviles?

Si haces como yo, que antes de actualizar una aplicación, se para a mirar que incluye esa nueva versión, seguramente ya tengas algunas respuestas. De todas maneras, tanto si sabes por donde van los tiros como si no, en este artículo vamos a intentar ver las razones de estas actualizaciones. Así que vamos a ello.

1. Corrección de errores

Posiblemente la más común, el típico mensaje de “Corrección de errores”.

¿Tan malos son los desarrolladores que sacan versiones con errores? Pues no, no es esa la razón.

Los errores en las apps móviles son casi imposibles de evitar. Cualquier aplicación con un poco de contenido va a tener errores en el futuro. La única cosa que los desarrolladores pueden hacer, al sacar una nueva versión, es minimizar al máximo estos errores.

En el ecosistema móvil existen más de 100 fabricantes de móviles, y miles de modelos distintos. Cada modelo tiene características de hardware diferentes y cada dispositivo en concreto, puede tener distintias versiones del sistema operativo. A todo esto, tenemos que sumar, en el caso de Android, que cada fabricante modifica el sistema operativo a su gusto. En resumen, hay miles y miles de combinaciones posibles entre fabricante, modelo y sistema operativo.

Este panorama hace muy difícil probar una aplicación en todos estos dispositivos. Es materialmente imposible.

Lo que puede funcionar bien en la mayoría de dispositivos, puede no funcionar en otros. Cada vez que hay un error en un dispositivo concreto, la aplicación tiene que actualizarse, ¿consecuencia? Todos los móviles, hasta los que no tenían ese error, tienen que actualizar también.

Imagina que Facebook lanza una actualización ahora mismo. En todos los dispositivos, excepto en un modelo concreto, funciona correctamente. Pero en ese modelo surge un error que hace que la aplicación no funcione correctamente. Si Facebook decide arreglar ese error, tiene que hacer una actualización que afectará a todos los modelos, independientemente de que el error no vaya con ellos.

Netflix actualiza de forma frecuente su aplicación para corregir errores

En este caso, Netflix, que suele actualizar de forma frecuente su aplicación, tiene una actualización donde únicamente se detalla que se han corregido errores.

2. Mejoras de las funciones actuales

Todas las aplicaciones van mejorando poco a poco. Aunque a veces no nos demos cuenta a simple vista, siempre se van cambiando detalles. Estos pequeños cambios pretenden mejorar aspectos que, en los móviles, son de vital importancia como por ejemplo:

  • Rapidez y fluidez: Ambos son importantes para una buena experiencia de usuario. Los desarrolladores se esfuerzan en cada actualización para mejorar cada pequeño detalle que pueda favorecer una experiencia más rápida y fluida.
  • Eficiencia en el uso de la batería: Uno de los puntos débiles de cualquier dispositivo móvil, la batería. Una app tiene que intentar consumir el mínimo de batería posible. Es un trabajo que también se va puliendo a base de actualizaciones.
  • Cambios de diseño: Muchas veces, aunque no nos demos cuenta, las apps cambian pequeños detalles gráficos. Que si un botón de otro color, que si ahora esto va más arriba, que si va más abajo… Pequeños cambios a nivel de interfaz, que pueden parecer una tontería, pero pueden marcar la diferencia del uso que se le da a la aplicación.

En resumen, muchas veces las actualizaciones, contienen mejoras únicamente de las funciones que ya existen con el fin de mejorar la experiencia actual.

Las aplicaciones se actualizan para mejorar sus funciones actuales

Como ejemplo, podemos ver unas actualizaciones de Youtube y Linkedin para iOS. Ambas detallan que se han corregido errores y se ha mejorado la estabilidad y el rendimiento de lo que había hasta el momento.

3. Nuevas características

Si las razones anteriores eran un poco más opacas a la vista del usuario, las dos que vienen a continuación son un poco más visibles. En este caso, las nuevas características o funciones.

Piensa en cualquier aplicación que lleves utilizando unos años. ¿Tiene las mismas funciones ahora que años atrás?

Al igual que en la mayoría de software, las aplicaciones suelen empezar por versiones básicas. Estas versiones iniciales suelen incluir la función principal de la aplicación.

Por ejemplo, una aplicación de mensajería. La primera versión, seguramente sería la opción de poder ver los contactos de tu agenda listados y tener la posibilidad de enviarles mensajes de texto.

A partir de esta primera versión y en función del uso de los usuarios, se irán añadiendo poco a poco nuevas funciones.

En el caso que ponía de ejemplo antes, podría añadir envío de imágenes, creación de grupos de chat o envío de audio.

Whatsapp incluye, en algunas actualizaciones, nuevas características para su app

Ya que estamos con el ejemplo de una aplicación de mensajería, nada mejor que Whatsapp para poder ver un caso real. En esta actualización, añadieron nueva características para personalizar las fotos que se enviaban y permitieron a los administradores de grupos enviar invitaciones.

4. Nueva versión del sistema operativo

Los sistemas operativos móviles son muy cambiantes. Cada año reciben nuevas actualizaciones.

Todos los sistemas vienen acompañados básicamente de tres factores que afectan directamente a las aplicaciones:

  1. Nuevo diseño: Normalmente los sistemas operativos cambian su estilo visual. Como las apps son una extensión del sistema operativo, tienen que adaptarse al nuevo estilo gráfico con el fin de no quedarse obsoletas. ¿Te imaginas la versión de hace 5 años de Gmail, por ejemplo, instalada ahora mismo en tu móvil? Seguro que no encajaría mucho con el estilo actual.
  2. Nuevas y mejores formas de desarrollar: Siempre que un nuevo sistema ve la luz, incluye nuevas herramientas para los desarrolladores. Nuevas herramientas que permiten mejorar la rapidez y fluidez de las características ya existentes en la aplicación.
  3. Eliminar características antiguas: Al igual que introducen nuevas formas de desarrollar, también se eliminan métodos antiguos. Métodos que ya no son recomendables para usar y que por lo tanto, de no actualizarlos, puede que la aplicación pierda compatibilidad con el nuevo sistema.

Skype añadió integración con Siri con la llegada de iOS 10

Con la llegada de iOS 10, Apple introdujo una nueva herramienta de desarrollo que permitía integrar, su asistente de voz Siri, con otras aplicaciones. En esta actualización de Skype, vemos cómo aprovecharon esta nueva característica ofrecida por el sistema, para permitir enviar mensajes a través de Skype mediante Siri.

Conclusión

Las actualizaciones son necesarias en las aplicaciones móviles. Que una aplicación reciba actualizaciones periódicamente, es una buena noticia. Como hemos visto, siempre se actualizan con un buen fin. Si una aplicación no recibe actualizaciones durante un largo periodo de tiempo, corre el riesgo de quedarse desfasada y desactualizada.

Resolver errores, mejorar las funciones existentes e introducir nuevas características, son aspectos que van dirigidos únicamente a mejorar la experiencia del usuario. También los nuevos sistemas operativos, obligan a rediseñar ciertas características de las aplicaciones para hacerlas más rápidas, fluidas y con diseños más modernos.

Seguramente todas las aplicaciones que tienes en tu teléfono actualmente, han recibido mínimo una actualización durante el último año. Si no fuera por estas aplicaciones, seguramente las habrías acabado desintalando por uno u otro motivo.

Compartir