Diego Laballós

Desarrollador de aplicaciones Android

Las 8 razones por las que deberías actualizar tu app

Razones por las que debes actualizar tu aplicación móvil

Después de mucho esfuerzo y tiempo, ya tienes tu aplicación en Google Play y/o App Store. Parece que ya no tendrás que volver a preocuparte de la aplicación nunca más… ¡ERROR!

Sí que es cierto que el gran paso ya está hecho. Ahora bien, lanzar la aplicación es solo el principio. Después de sacar una primera versión de tu app, llega el momento de mantenerla.

Tener una aplicación móvil en el mercado es como comprarse un coche. ¿Verdad que cuando te compras un coche tienes que hacer ciertas tareas de mantenimiento? Revisiones, cambiar las ruedas, cambiar el aceite… Si descuidas tu coche sin hacer todas esas tareas de mantenimiento, seguramente no te dure más de 5 años.

Con las aplicaciones móviles sucede algo parecido pero con los tiempos más acelerados. Un año en el mundo de las tecnologías móviles es mucho tiempo, muchos cambios. Si tu aplicación no se adecúa a estos cambios, las consecuencias no son buenas.

Para mantener una aplicación al día tenemos una gran herramienta, las actualizaciones. Ya hablé en un artículo anterior de por qué se actualizan tanto las aplicaciones móviles, sin embargo, esta vez quiero explicarte por qué deberías actualizar tu aplicación móvil y los beneficios que conlleva. Para ello voy a contarte 8 razones por las cuales deberías actualizar tu app.

1. Corregir errores

El primer motivo es posiblemente el más importante.

El mundo de las tecnologías móviles es bastante complejo debido a la gran cantidad de dispositivos y sistemas que existen. Crear una aplicación sin errores es prácticamente imposible.

Hasta las empresas más grandes tienen pequeños errores en sus apps. La única cosa que podemos hacer aquí es minimizar todos estos errores, monitorizarlos y arreglarlos cuanto antes.

En el desarrollo inicial tendrás que haber incluido un sistema de analytics que te permita estar al tanto de los errores que suceden en tu aplicación. A través de este sistema podrás saber qué errores hay, cuándo aparecen, en qué dispositivos y a cuánta gente está afectando. Con estos datos en la mano tendrás que ir corrigiendo y actualizando la aplicación para evitar que vuelvan a aparecer.

Esto es un bucle constante, nunca para. Con el tiempo aparecerán nuevos dispositivos, nuevos sistemas y con ellos nuevos errores. Como decía, se trata de ir minimizándolos.

Es obvio que corregir los errores es importante en cualquier software, pero sobre todo en las aplicaciones móviles donde los usuarios no tienen mucha tolerancia a ellos.

No solo es importante para la experiencia de usuario, también lo es para las valoraciones de tu aplicación.

En cuanto hay algún error en una aplicación las puntuaciones son negativas

Estas son algunas de las opiniones recientes en una aplicación de un periódico en España. Como puedes ver, a la que hay un error, empiezan a llegar valoraciones negativas. Esto supone que tu aplicación pierde valor, tanto para los ojos de la gente que está a punto de descargarla, como para las tiendas de aplicaciones que tienen en cuenta estas opiniones para el posicionamiento.

2. Amoldarse a los nuevos estilos de diseño

Nuevas versiones de sistemas operativos cada año, hacen que cambien los estilos de diseño muy a menudo. Ni mucho menos tiene el mismo diseño una aplicación hace 4 años que actualmente.

El diseño de una aplicación de hace 4 años no tiene nada que ver con el actual

Las aplicaciones móviles siguen una filosofía que las fuerza a estar al día con su diseño. La idea de que las apps tienen que integrarse dentro del sistema, tienen que fundirse, parecer que forman parte del mismo.

Esto no pasa con la web. Cierto que existen ciertas tendencias de diseño que van cambiando con el tiempo, pero existe muchísima más libertad a la hora de diseñar una web.

La parte mala es obvia, las aplicaciones tienen que actualizarse con los nuevos estándares de diseño cuando aparece una nueva versión del sistema que lo requiere. Ahora bien, existen también algunos beneficios de hacerlo.

Si tu aplicación mantiene un diseño desfasado, estará dando una sensación de dejadez o de pasado de moda. Mientras que si mantienes un diseño actual estarás transmitiendo todo lo contrario : app cuidada y moderna. Seguro que si tienes una aplicación móvil buscas estos últimos adjetivos.

3. Adaptarse a las nuevas herramientas y formas de hacer

Con cada nuevo sistema operativo, aparecen nuevas herramientas.

Por ejemplo, en el caso de iOS, las últimas características destacadas que se han introducido son : el acceso a funciones del asistente Siri y el nuevo sistema 3D Touch que permite detectar diferentes presiones al tocar la pantalla. Todas estas nuevas funciones permiten mejorar la experiencia de usuario.

Whatsapp ha ido introduciendo las nuevas características añadidas a ios

En este caso, podemos ver como Whatsapp ha ido añadiendo alguna de estas características. En 2015 añadieron soporte para 3D Touch permitiendo así acceder más fácilmente a según que información. Un año después añadieron soporte para pedirle a Siri que enviara mensajes e hiciera llamadas por ti.

Con estas actualizaciones del sistema, no solo aparecen nuevas características. También mejoran la manera en la que se hacen las cosas a nivel de desarrollo.

Siguiendo con el ejemplo de iOS, Apple ha ido actualizando su lenguaje de desarrollo en estos años. Empezó desarrollándose con el lenguaje Objetive-C, en 2014 lanzaron la primera versión de Swift, un año después, en 2015 sacaron Swift 2.0 y finalmente, en 2016 actualizaron a Swift 3.0.

Todos estos cambios más técnicos, tienen el fin de hacer mejores aplicaciones, más eficientes y robustas.

4. Ampliar la aplicación

Si existe una característica que hace potente al software es la de ser actualizable, y por lo tanto, mejorable a lo largo del tiempo.

Cuando construyes, por ejemplo un edifico, tienes que tener en cuenta que probablemente la estructura que construyas debe perdurar a lo largo de mucho tiempo. No puedes construir un edificio de 5 plantas y al año siguiente, pretender convertirlo en un rascacielos añadiendo 100 plantas más.

Con el software no pasa esto. Todo lo contrario, se suele empezar por versiones básicas y poco a poco se va construyendo algo más potente. Algo que últimamente se ha enfocado dentro de la filosofía Lean Startup.

Método lean startup. MVP, medir, aprender y crear

Esta característica lo hace simplemente genial. Puedes empezar a crear una versión 1.0 de una aplicación simple y observar cómo funciona. En función de lo que hagan y demanden los usuarios puedes ir añadiendo nuevas características para hacerla aún mejor.

Con los sistemas operativos móviles actuales, esta función de actualizar una aplicación es increíblemente sencilla. Tan solo con tocar un botón, o incluso con actualizaciones automáticas, un usuario puede tener la nueva versión de la aplicación en tan solo unos segundos.

Esta facilidad de actualización, hace que las aplicaciones móviles puedan permitirse el lujo de actualizarse cada mes y estar probando nuevas cosas con el fin de mejorar. Al fin y al cabo, la única forma de mejorar algo es aplicando nuevas cambios.

¿Te imaginas estar utilizando ahora mismo la versión 1.0 de Whatsapp ? No podrías enviar imágenes, ni videos, ni notas de voz, ni tendrías grupos… En fin, seguro que se hubiera quedado atrás ante la competencia y no sería lo que es hoy en día, una aplicación con más de 1.000 millones de usuarios activos cada mes.

5. Mejorar el ASO

ASO es el acrónimo de App Store Optimization, lo que viene a ser optimizar la visibilidad de una aplicación en las tiendas de aplicaciones con el fin de que te descubran más usuarios.

Actualmente, existen más de 2 millones de aplicaciones en la App Store de Apple y 2 millones y medio en Google Play. Con tanta cantidad de apps, las tiendas tienen que tener una manera de organizar las aplicaciones. Para ello utilizan los rankings.

Obviamente existen muchos factores que determinan la posición en estos rankings. Descargas, usuarios activos y puntuaciones son algunos de los puntos principales que harán saber a las tiendas si una aplicación es o no de calidad.

Ahora bien, una aplicación que se actualiza también es un buen indicador para las tiendas. Si una app se actualiza frecuentemente querrá decir que está cuidada y va mejorando con el tiempo. Mientras que una aplicación que no se actualiza transmite todo lo contrario.

Para analizar un poco más esta relación entre actualizaciones y la posición en los rankings, he decidido hacer un pequeño estudio sobre ello.

Las actualizaciones de aplicaciones afectan positivamente a la posición en los rankings

Este gráfico pertenece a las 540 primeras aplicaciones del ranking top gratis de Google Play en España. Muestra la relación entre la última actualización y la posición que ocupan en dicho ranking.

El primer punto interesante que podemos ver es que la mayoría de aplicaciones han recibido una actualización hace poco tiempo. La linea verde indica la media entre todas las aplicaciones y, concretamente, se sitúa en el 15/10/2016. Es decir, la media desde la última actualización es de hace 38 días.

En segundo lugar vemos como la tendencia, indicada por la linea roja, va decreciendo poco a poco. Es decir, existe una relación entre la última actualización y la posición del ranking. Las aplicaciones situadas en las posiciones más altas, tienden a haber sido actualizadas hace menos tiempo.

Hay que tener en cuenta que todas las aplicaciones que forman este ranking son “buenas” según Google. Teniendo en cuenta que forman un top 500 entre aproximadamente 2 millones de aplicaciones, es normal que esta tendencia no sea exagerada.

Seguramente si hiciéramos un el estudio con un ranking de 1 millón de aplicaciones, esta tendencia seguiría decreciendo. Lamentablemente no lo puedo hacer ya que Google Play solo muestra unas 500 aplicaciones en sus rankings.

6. Conseguir seguidores leales

Tanto Google Play como la App Store tienen sistemas de puntuaciones. Los usuarios pueden dar su opinión y otorgar una puntuación a las aplicaciones.

Esta información es oro y tiene muchas posibilidades. Una de ellas es conseguir seguidores leales.

Los usuarios aprovechan las opiniones para contar que les gustaría ver o que aspectos no les agradan. Obviamente, no todas las peticiones pueden ser atendidas, pero cuando muchos usuarios se ponen de acuerdo en una opinión, quiere decir que existe una tendencia generalizada. De esta manera puedes aprovechar esta información y cumplir sus deseos.

¿Te imaginas cómo se sentirá un usuario al ver que su opinión se ha tenido en cuenta? Seguramente tenga la sensación de ser escuchado y en cierta manera un cierto sentimiento de pertenencia al proyecto. Un cierto efecto de co-creación.

El efecto IKEA

Esta sensación tiene un nombre en el mundo del marketing: el efecto IKEA. Básicamente es un estudio que se hizo por investigadores de la Harvard Business School, donde concluían que los consumidores otorgan más valor a un producto si se han implicado realizando alguna tarea sobre él. El nombre como puedes imaginar proviene de la empresa de muebles IKEA y el hecho de tener que montar los productos que compras.

Esta claro que en las aplicaciones móviles no existe esa dura tarea de montar un mueble, pero en mi opinión sí que se podría extrapolar a esta consideración de las opiniones. Por lo tanto, según este efecto IKEA, si las actualizaciones de tu aplicación incluyen consideraciones de tus usuarios, puedes conseguir que estos se sientan más contentos, valoren más el producto y por lo tanto se mantengan más leales.

7. Obtener mejores opiniones

Si combinamos todo lo que ya se ha comentado, nos lleva al siguiente punto: obtener mejores puntuaciones.

¿Por qué es importante obtener buenas opiniones? Básicamente por dos motivos. En primer lugar, es una buena señal de que estás haciendo las cosas bien y que a tus usuarios les gusta la aplicación. En segundo lugar y también muy importante, las tiendas de aplicaciones te van a posicionar mejor y por lo tanto te llevará a obtener más descargas.

Cuanto más se actualiza una aplicación mejores son sus puntuaciones en las tiendas
Fuente: Business Insider

Este gráfico pertenece a un estudio de Business Insider. En él, analizaron la relación entre la frecuencia de actualización de una app y la media de sus puntuaciones.

Como se puede observar, la tendencia es que si una aplicación se actualiza con frecuencia, obtiene puntuaciones más altas. Un dato curioso de este estudio es que ninguna aplicación superó la media de puntuación con menos de 9 actualizaciones anuales.

Está claro que el estudio tiene mucha coherencia. Si una aplicación se actualiza de forma frecuente quiere decir que va cumpliendo los puntos anteriores de este artículo: corregir errores, actualizar el diseño, adaptarse a las nuevas herramientas y mejorar la aplicación. Con lo cual es de esperar que los usuarios la valoren mejor.

8. Mejorar la visibilidad

Sí, las actualizaciones pueden ser una herramienta de marketing.

Seguramente si te pregunto qué aplicaciones tienes instaladas ahora mismo en tu smartphone, no me sabrás decir todas las que tienes. Es más, seguramente no conseguirás recordar ni la mitad de ellas.

Hoy en día es muy fácil descargar e instalar aplicaciones. Normalmente vamos a las tiendas, instalamos, probamos y muchas veces, aunque no volvamos a abrirla nunca más, la dejamos instalada.

La mayoría de aplicaciones no se abren más de 5 veces
Fuente: Localytics

En este estudio de la web Localytics se puede ver como la mayoría de aplicaciones no se abren más de 5 veces.

Que un usuario haya descargado tu aplicación no quiere decir, ni mucho menos, que la esté utilizando. Tu aplicación puede quedarse en el móvil días, incluso meses, pero solo ser utilizada una vez. Esto es un problema ya que es difícil destacar sobre todo el otro montón de aplicaciones instaladas en el dispositivo.

Cuando una aplicación se actualiza, dependiendo del sistema operativo, aparece una notificación conforme que se ha realizado dicha actualización. De esta manera consigues, de alguna manera, recordarle al usuario que sigues vivo, que estás ahí.

Personalmente a mí me ha pasado. Alguna vez he tenido una aplicación que no recordaba tener y al ver que se había actualizado he vuelto a abrirla.

¿Cada cuánto actualizar?

Obviamente no todas las aplicaciones tienen que actualizarse con la misma frecuencia. No es lo mismo una aplicación sencilla que una aplicación compleja con multitud de opciones.

Una aplicación con muchas funciones será más propensa a tener errores y cambiar cosas. Por lo tanto, es normal que tenga una frecuencia de actualización mayor que el de una aplicación sencilla.

La media de actualización entre las aplicaciones más populares se sitúa en unos 30 días
Fuente: SensorTower

En este gráfico del estudio de SensorTower podemos ver la frecuencia de actualización de las aplicaciones que estaban en el top 25 de la App Store en 2014. Ateniéndonos al gráfico podríamos decir que la media se sitúa alrededor de una actualización cada 30 días.

Como decía este periodo de actualización dependerá en gran medida de la dimensión de la aplicación. Estas 25 aplicaciones del estudio, no son precisamente, aplicaciones sencillas.

De todas maneras algunas consideraciones para actualizar una aplicación serían:

  • Errores graves
  • Acumulación de pequeños errores menores
  • Inclusión de una nueva característica
  • Queja generalizada de los usuarios acerca de cierta funcionalidad
  • Nueva versión del sistema operativo

Al fin y al cabo se trata de actualizar cuando toca. Tampoco se debe actualizar a lo loco ya que el usuario se puede llegar a sentir frustrado si ve que una aplicación recibe multitud de actualizaciones pero todo sigue igual.

Conclusión

El trabajo que supone tener una aplicación móvil no es únicamente su desarrollo inicial. Si de verdad quieres tener una buena aplicación, tendrás que mantenerla y por lo tanto actualizarla.

El paso del tiempo en el mundo móvil, es mucho más rápido que en otros tipos de software. Las cosas cambian rápido y las aplicaciones tienen que adaptarse a estos cambios.

Una aplicación que no recibe actualizaciones es más propensa a tener errores, quedarse con un diseño desfasado o no estar al día con las nuevas tendencias. Todo ello llevará a obtener peores opiniones de los usuarios, tener peor visibilidad en las tiendas de aplicaciones y adquirir menos descargas.

Así que si planeas lanzar una aplicación, ten en cuenta que deberás actualizarla y mejorarla con el paso del tiempo. De lo contrario, puedes haber malgastado un dinero en el desarrollo inicial que, con el paso del tiempo quedará obsoleto.

Compartir