Diego Laballós

Desarrollador de aplicaciones Android

¿Cuánto se tarda en crear una aplicación móvil?

¿Cuánto se tarda en crear una aplicación móvil?

No es ningún secreto que cada vez utilizamos más los móviles en comparación con el ordenador. De hecho, si elimináramos el tiempo que estamos en el ordenador por trabajo, estoy seguro que, la gran mayoría de gente, pasa más tiempo de ocio frente al móvil, que frente al ordenador.

Esto lo saben los negocios, y es por ello que, cada vez más, hay empresas lanzando sus propias aplicaciones. Incluso hay negocios que surgen únicamente a partir de una aplicación móvil. Whatsapp, Instagram o Wallapop son ejemplos de ello.

Pero, ¿cuánto se tarda en crear una aplicación móvil? En este artículo vamos a colocarnos en la situación de encargar el desarrollo a alguien que se dedique a ello, ya sea a un freelance o una empresa. Si quieres saber cuánto te costaría aprender a crear una aplicación tú mismo, puedes consultar este artículo donde hablo de ello.

1. Tipos de aplicaciones

Si le preguntas a cualquier desarrollador de aplicaciones cuánto tiempo se tarda en crear una aplicación móvil, la respuesta que seguramente te dará, será : depende. De la misma manera que, si le preguntas a un arquitecto cuánto tiempo se tarda en construir una casa, una vez más, la respuesta podría ser, depende.

Depende, es la respuesta correcta, pero tranquilidad, vamos a desarrollar un poco más la respuesta más allá de este depende. Al fin y al cabo es la razón de este artículo.

El número de aplicaciones móviles en Google Play y App Store sigue aumentando año tras año
Fuente: Statista

Existen muchos tipos de aplicaciones, concretamente unas 2 millones y medio en Google Play y unas 2 millones en AppStore. ¿Todas ellas han llevado el mismo tiempo de desarrollo? Obviamente que no. Algunas se habrán desarrollado en un par de semanas, otras en un par de meses y otras incluso habrán llevado más de un año.

De todas maneras, si queremos situarnos en una media, que es el objetivo de este artículo, podríamos decir se tarda unos 3-5 meses en crear una aplicación móvil. Todo dependerá de distintos factores que variarán este tiempo. Estos factores son los que vamos a ver en los siguientes puntos.

2. Número de plataformas

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta a la hora de crear una aplicación móvil, es que las aplicaciones se desarrollan para sistemas operativos concretos.

¿Esto qué quiere decir? Que si quisiéramos llegar al 100% de la gente que tiene móviles, tendríamos que crear una versión de nuestra aplicación para cada sistema operativo móvil existente, es decir, para cada sistema, un desarrollo independiente.

Android y iOS lideran con gran ventaja la cuota de mercado de sistemas operativos móviles
Fuente: IDC

Por suerte, como podemos ver en este gráfico de cuota de mercado, podemos ver que casi el 99% de los móviles de hoy en día funcionan sobre Android o iOS. Así que podemos desarrollar la app para estos dos sistema o empezar lanzando una primera versión sobre un solo sistema.

El tiempo de desarrollo para cada plataforma es más o menos semejante. Lo cual quiere decir que, si desarrollamos en una sola plataforma, seguramente tengamos antes una versión disponible para lanzar.

¿Por qué seguramente? Porque estos dos desarrollos pueden ir en paralelo. Es decir, una persona puede estar trabajando en la versión de Android mientras que otra desarrolla la versión de iOS. Todo dependerá de los recursos que tengamos disponibles, es decir, las personas que tengamos trabajando en ello.

En el caso de que un solo desarrollador tenga que encargarse de varios desarrollos, tendremos que multiplicar el tiempo por cada plataforma que queramos soportar. Es decir, si la aplicación para Android tiene una estimación de 3 meses y queremos además añadir la versión para iOS, seguramente tengamos que sumar otros 3 meses. En total, el doble, 6 meses.

3. Aplicaciones complementarias

Otro aspecto que puede afectar al tiempo de desarrollo, es el hecho de necesitar algún tipo de panel de administración o aplicación complementaria a la propia aplicación final.

Muchas veces, además de la propia aplicación, será necesario desarrollar algún tipo de plataforma web por ejemplo, para que se puedan gestionar los datos de la aplicación. Ya sea para el control de usuarios, gestión de pedidos, si se compran productos, o moderación de comentarios. Todo dependerá del tipo de proyecto.

Imaginemos una aplicación típica que permite el encargo de comida a domicilio. Además de la versión que utilizarán los usuarios finales, se tendría que desarrollar un panel de administración web desde donde la propia empresa que encarga la app pueda gestionar todos esos pedidos.

En ocasiones, este tipo de plataformas también te permiten ver la ruta que está siguiendo el repartidor que viene a traerte tu envío. De esta manera puedes ver en un mapa el camino exacto que está siguiendo el repartidor.

Amazon Prime Now te permite ver el seguimiento de tu pedido en tiempo real
Fuente: Google Play

Este es un ejemplo de ello. La app Amazon Prime Now, el servicio de envío rápido de Amazon, permite hacer un seguimiento en tiempo real de tu pedido a través de un mapa.

¿Cómo se puede hacer esto? Pues bien, requiere otra aplicación móvil, en este caso privada, es decir, que solo la llevan instalada los repartidores, que permite identificar la posición GPS durante el trayecto.

Así que, en estos casos, no solo tendría que desarrollarse una aplicación móvil. También se tendría que crear una plataforma web para la gestión y otra aplicación móvil privada para los repartidores. En resumen, más desarrollo y por lo tanto, más tiempo.

4. Tamaños de pantalla

Desarrollar aplicaciones para móviles es sinónimo de desarrollar aplicaciones para todo tipo de pantallas. En cierta manera, la web, también hoy en día, requiere desarrollo para distintas pantallas.

De la misma manera que, cuando se plantea la creación de una web, se tienen en cuenta los móviles, lo que se viene a llamar Web Responsive, en las aplicaciones móviles, también se tiene que hacer un planteamiento semejante.

Sin embargo, en las aplicaciones móviles el planteamiento suele ser un poco distinto. Mientras que en la web se suelen reorganizar los contenidos para que se adapten a una pantalla más pequeña, en las aplicaciones móviles se va un poco más allá y se suele cambiar la estructura completa de la interfaz.

Generalmente, se suelen contemplar dos tipos de interfaces: la interfaz que tendrá la aplicación para móviles y la interfaz que tendrá para tablets.

La interfaz de usuario de tablets y móviles de Skyscanner es distinta
Fuente: Google Play

En este caso vemos el ejemplo de la app Skyscanner, una app para buscar vuelos. En la parte de arriba vemos como los resultados del vuelo y los detalles son pantallas diferentes para los móviles. En cambio, si miramos la interfaz para tablets, los resultados y los detalles de cada vuelo se muestran en una sola pantalla.

Obviamente, todos estos cambios requieren más tiempo de desarrollo. Tampoco estamos hablando de multiplicar por dos el tiempo, pero sí que la adaptación de una interfaz para tablets, además de la de móviles, puede alargar el desarrollo en un par de semanas.

5. Funcionalidades

Uno de los aspectos que más determinará el tiempo de creación para una aplicación serán las funciones que tenga que hacer.

¿Que es una función? Una tarea específica de la aplicación. Por ejemplo, en una aplicación de compra venta de productos de segunda mano, podríamos tener la función de buscar productos, subir productos, chatear con los vendedores y puntuar compradores y vendedores por ejemplo.

Cada una de estas funciones tiene un tiempo de desarrollo. Unas más y otras menos, pero lo que está claro es que cuantas más cosas tenga que llevar a cabo nuestra aplicación más tiempo de desarrollo costará.

Hay que tener en cuenta que las aplicaciones suelen tener pocas funciones y muy específicas. Por ejemplo, normalmente un producto o servicio que tenga web y aplicación, tendrá mucha más diversidad de funcionalidades en la web que en la app.

No podemos pretender llenar una aplicación de infinitas posibilidades en un dispositivo que ocupa la palma de una mano.

Es por esto que, también es buena idea crear inicialmente una aplicación con las mínimas funciones posibles. Aquellas que realmente son el corazón de la app. Esto se conoce con el nombre de MVP, el mínimo producto viable.

Método lean startup. MVP, medir, aprender y crear

La idea detrás del concepto MVP es crear una versión super sencilla de la aplicación y poco a poco ir añadiendo características a medida que se va comprobando que realmente son útiles para los usuarios.

De esta manera estaremos consiguiendo ahorrar tiempo de desarrollo inicial y también asegurarnos que lo estamos añadiendo algo que los usuarios realmente utilizan.

6. Complejidad

Otro factor que va asociado las funcionalidades y también tendrá un gran impacto en el tiempo de desarrollo, es la complejidad de las mismas.

Hay funciones y funciones. Pueden haber características que sean sencillas de desarrollar, que quizás en unas horas pueden estar hechas. Sin embargo, pueden haber otras que requieran días y días de desarrollo.

A la hora de saber el tiempo que se tardará en crear una aplicación, es más importante la dificultad de las funciones que la cantidad.

La interfaz de usuario de Shazam parece simple pero su función principal no lo es
Fuente: Google Play

Por ejemplo, podemos pensar en Shazam. Es una aplicación que te permite conocer la información de una canción que esté sonando. Puedes estar en cualquier lugar donde haya música, abrir la aplicación y en cuestión de segundos te dirá que canción es.

Pues bien, aparentemente la idea de Shazam parece sencilla. Al fin y al cabo, no es más que una aplicación que realiza una sola función, reconocer una canción. Sin embargo, esta única característica es muy compleja y de por sí sola va a suponer la gran parte del desarrollo.

Otro ejemplo de característica muy importante en las aplicaciones, y que puede suponer un incremente de tiempo de desarrollo, es la posibilidad de utilizar la aplicación de forma offline.

Por ejemplo, en una aplicación de tareas, poder crear tareas, editar tareas o eliminar tareas sin necesidad de estar conectado a internet y que de forma automática, cuando el móvil vuelva a tener conexión, se guarden todos los cambios en la cuenta.

Conclusión

El tiempo que se tarda en crear una aplicación móvil varía mucho dependiendo del proyecto. De todas maneras, podríamos decir que la media se situaría en unos 3-5 meses.

Todos los puntos que hemos comentado anteriormente son los que decidirán si nuestra aplicación estará lista antes o más tarde.

Con el fin de acelerar este tiempo de desarrollo podríamos recortar las plataformas en las cuales queremos la aplicación, recortar el soporte de tablets o disminuir las funcionalidades. Al fin y al cabo tratar de crear inicialmente un MVP. Más tarde ya podremos ir añadiendo todas las características que nos hemos dejado en el camino inicialmente.

La parte buena del software es que puede actualizarse en cualquier momento y por lo tanto siempre puede ir evolucionando hacia mejor.

Como siempre, para cualquier duda o sugerencia puedes ponerte en contacto conmigo a través de mi formulario de contacto y estaré encantado de poder ayudarte.

Compartir