Diego Laballós

Desarrollador de aplicaciones Android

8 errores a evitar al crear una aplicación móvil

Errores a evitar al crear una aplicación móvil

¿Tienes una idea para crear una aplicación móvil? Genial. Las aplicaciones hoy en día son extremadamente populares y tienen muchas ventajas.

Con los sistemas móviles actuales y las tiendas como Google Play y AppStore, es súper sencillo descargar e instalar apps. Hoy en día están al alcance de todo el mundo.

Algunas veces, hay personas que me preguntan si les puedo ayudar a instalar algún programa en su ordenador, pero a día de hoy, nadie me ha preguntando cómo se instala una app.

NOTA: Mentira, mis padres lo han hecho, pero ya me entiendes por dónde voy.

Esta facilidad para instalar, hace que las personas puedan descubrir muchas aplicaciones fácilmente. Surgen negocios que, probablemente, de no ser por los móviles, no se conocerían. De hecho actualmente existe la tendencia Mobile First, dónde los negocios online se centran primero en las tecnologías móviles antes que en la web para ordenadores de toda la vida.

Pero bueno, no voy a vender los beneficios de las apps en este artículo, lo que quiero contar es algunos errores comunes que se pueden cometer, por desconocimiento, a la hora de lanzar una app. Así que aquí van 8 errores a evitar al crear una aplicación móvil.

1. Querer lanzar la aplicación perfecta

Cuando tenemos una idea, queremos que sea perfecta. Queremos que disponga de todas las funciones imaginables y por imaginar y cada día que pensemos en ella, se nos ocurran nuevas funciones.

Imagina que tienes una tienda de zapatos y quieres crear una aplicación móvil para venderlos. Lo primero que pensarías es que se listen todos los zapatos que tienes disponibles. También proporcionarías una sistema para que el usuario pueda comprarlos desde la propia app. Bien, hasta aquí normal.

Al día siguiente vuelves a pensar en la idea, se te ocurre que los usuarios podrían crear una cuenta para ver los pedidos y otros detalles. Unos días más tarde se te ocurre que, también, podrían acumular puntos de descuento con sus compras. Otro día crees que sería una buena idea que pudieran ver en un mapa a tiempo real por dónde está el repartidor con su pedido. Podría seguir así durante mucho tiempo.

Si tienes todas estas ideas, no está mal, tienes imaginación y podrían ser válidas. Pero no olvides que, todas estas funciones, tendrán un coste y un tiempo de desarrollo. Obviamente, no será igual el presupuesto para a una aplicación sencilla, que una que incluya una lluvia de características. Además, no sabes si cada función va a ser realmente utilizada o no por tus usuarios. En el caso de que la idea no funcionara, no es lo mismo haber gastado 3000€ que 10,000€.

En resumen, empieza con algo básico pero que cumpla la función principal, en este caso sería la venta de zapatos a través de la app. A partir de ahí, puedes ir añadiendo nuevas funciones poco a poco.

Método lean startup. MVP, medir, aprender y crear

Todo esto no es nada que me haya inventado ahora, de hecho yo mismo cometí alguna vez este error. Este punto, no es mas que una introducción breve a la filosofía Lean Startup, la cual tiene un libro, que sin duda, recomendaría a cualquier emprendedor.

2. Salir en todas las plataformas posibles

Este punto va muy ligado al punto anterior, así que prometo ser breve.

Como seguramente sabrás, en el mundo de los dispositivos móviles existen varios sistemas operativos. Los principales son iOS y Android, los cuales tienen aproximadamente el 95% de la cuota de mercado. Esto quiere decir, que cuando quieras crear una aplicación móvil, tienes que crear una versión para Android y otra para iOS, por lo menos si quieres estar en ambos sistemas.

Seguramente quieras sacar la aplicación para todo el mundo, para todos los sistemas. Pero esto tiene un gran inconveniente, el coste. Desarrollar una app para Android y para iOS requiere dos desarrollos distintos, lo que supone que el coste será aproximadamente el doble.

Como te decía, va muy relacionado con el tema anterior. ¿Realmente te vale la pena duplicar el presupuesto para salir en todos los dispositivos? Quizás sí, no digo que no, simplemente pregúntatelo.

Quizás sea mejor, en un inicio, salir en un solo sistema para probar. Si esta es tu opción, normalmente elegirás entre los dos sistemas principales y tendrás que elegir que sistema te conviene más, Android o iOS.

En el caso de que quieras profundizar más sobre este tema, tengo un artículo entero dedicado a ello donde analizo más a fondo si lanzar la app en una o en varias plataformas.

3. No pensar la app como una app

Este es un error que, sobretodo, puede cometer la gente que ya tiene su negocio en la web. Es por eso, que este punto voy a analizarlo desde este punto de vista: una persona que tiene una web y quiere crear una versión en formato aplicación móvil.

Una web es una web y una app es una app. Suena obvio y puede parecerte una tontería lo que acabo de decir, pero déjame que me explique.

Existe la tentación de querer transportar directamente todo el contenido existente de una web a una app. De hecho, existen tecnologías que lo hacen sin necesidad de tener que hacer muchos cambios. Sin embargo, no es una buena idea.

Si algo tienen las aplicaciones móviles, entre otras cosas, es su sencillez, su experiencia de usuario agradable y la posibilidad de aprovechar ciertas características del móvil.

No puedes pretender tener las mismas funciones, y mostrarlas de la misma manera, en un monitor de ordenador de 20 pulgadas que en una pantalla de tan solo 5. Las animaciones y transiciones que puedes utilizar en una web, no son las mismas a las que un usuario está acostumbrado en una aplicación. Recuerda que el móvil es un dispositivo diferente a un ordenador, tiene ciertos sensores a las cuales puedes sacarles partido. Además las personas lo llevan consigo a todos lados.

La app de skyscanner es completamente diferente a la app y la web responsive

Un buen ejemplo es Skyscanner, un buscador de vuelos. Puedes ver que la web para ordenador, la versión móvil y la aplicación son diferentes. Cada una se adapta al medio en el cual está.

Para que veas la importancia de este punto, ten en cuenta que Apple rechaza aplicaciones subidas a la App Store que son una copia idéntica de la web. Resumiendo, su razón viene a ser que, si no aportas un experiencia única para el móvil, no hagas una aplicación para el móvil.

Así que tómate tiempo para pensar en una buena experiencia móvil que tus usuarios disfruten. Sin duda es una de las bases para que una aplicación funcione.

4. Recurrir a las aplicaciones low-cost

Una buena aplicación no es barata. Los dispositivos móviles utilizan tecnologías relativamente nuevas y cambiantes. Además la fragmentación de sistemas y la diversidad de dispositivos hace que el desarrollo de apps sea una tarea complicada y necesite tiempo.

Existen algunas tecnologías que permiten acelerar el desarrollo como las aplicaciones híbridas, pero aún así, recurriendo a estas tecnologías, una buena aplicación no va a ser barata.

Un error es comparar el coste de hacer una app con el de hacer una web. Las webs llevan muchísimos años más que las apps entre nosotros. En todo ese tiempo se han ido creando tecnologías que aceleran el desarrollo de una forma drástica. Un ejemplo de ello es WordPress.

Hoy en día cualquiera puede crear una web con WordPress, es extremadamente sencillo y rápido. Además la calidad es más que satisfactoria. Sin ir más lejos, esta web está hecha con WordPress.

Estas tecnologías que, hacen mucho más ágil y sencillo el desarrollo en la web, no han llegado al móvil. Básicamente por dos motivos:

  1. En primer lugar, como decía, los dispositivos móviles no llevan tanto en nosotros. No hace tanto tiempo desde que Steve Jobs presentó el primer iPhone y empezara este boom.
  2. En segundo lugar, las aplicaciones móviles se desarrollan con tecnologías diferentes según el sistema operativo. Además están en constante cambio, actualizándose cada año.
Los sistemas operativos móviles tienen actualizaciones cada año
Fuente: Smartface

Todas las versiones de Android e iOS que aparecen en este gráfico, son tan solo del año 2012 al 2015. Ahora te puedes hacer una mejor idea de lo que comentaba antes.

De todas maneras, la mejor manera de saber cuánto costaría tu app es pedir presupuestos a diferentes empresas y freelancers. A partir de ahí podrás hacerte una mejor idea. Verás seguro, que existe una media de coste. Si alguien te está ofreciendo un presupuesto mucho más bajo, desconfía.

A la hora de elegir un desarrollador para crear tu aplicación, básate sobre todo en otros puntos más importantes. La confianza que te transmiten, los trabajos que han hecho y la forma de trabajar son factores que tendrías que tener muy en cuenta. Obviamente el presupuesto también, pero no hagas que tu decisión se base 100% en este punto.

5. No tener en cuenta el coste de mantenimiento

En el punto anterior, comentaba que las tecnologías móviles son cambiantes. Para empezar con este punto quiero empezar con una pregunta. ¿Cuántas notificaciones tienes ahora mismo en el móvil de actualizaciones de apps?

Seguramente tengas más de una, a no ser, que acabes de hacerlas hace poco o tengas activadas las actualizaciones automáticas. Las aplicaciones móviles necesitan actualizarse casi mensualmente. Eso lo debes tener en cuenta, tanto para previsiones de presupuesto, como para conseguir una buena app. No cuentes que el presupuesto de crear una aplicación es únicamente el desarrollo inicial, grave error.

Introducir nuevas funciones, corregir errores, actualizar elementos que quedan obsoletos, actualización de interfaz… Todos esos motivos hacen necesaria una actualización.

En el caso de no mantener tu aplicación actualizada puedes suceder varias cosas: nuevos errores, nuevas versiones de sistemas operativos no compatibles, mal posicionamiento en las tiendas de aplicaciones o diseño desfasado pueden ser algunas de ellas.

No me voy a detener en cada una de estas causas, solo quiero ver un ejemplo, el diseño desfasado.

Los sistemas operativos móviles cuando se actualizan, incluyen nuevas guías de diseño. Ponen en manos de los desarrolladores nuevos controles para la interfaz de usuario que son mejores y más atractivos. No solo eso, los nuevos diseños implementados están enfocados a mejorar la experiencia de usuario y por lo tanto, que tu aplicación sea mejor. Si tu aplicación utiliza un diseño de hace 3 años, la experiencia de usuario no va a ser, ni por asomo, buena.

El diseño de una aplicación de hace 4 años no tiene nada que ver con el actual

Observa el cambio que ha hecho la aplicación de iOS de la App Store de su versión en iOS 5 a iOS 10. ¿Nada que ver, no?

6. No reservar presupuesto para el marketing

Tu aplicación no se va a vender sola. Por lanzar una aplicación a Google Play o la App Store no quiere decir que vayas a empezar a tener descargas.

¿Sabes que pasará si dedicas 0 presupuesto y 0 esfuerzo al marketing de tu app? Con suerte obtendrás 10 descargas al mes.

Hubo un tiempo donde en las tiendas de aplicaciones no existía casi competencia. Subías una aplicación y si tenía un título un poco generalista, por ejemplo, “Despertador análisis del sueño”, podías llegar a obtener muchas descargas sin necesidad de hacer marketing. Sin embargo, ese momento ha pasado hace tiempo.

Ahora mismo la competencia es abismal. Existen multitud de aplicaciones que tienen las mismas funciones. Con esa misma búsqueda que he puesto como ejemplo, puedes encontrar varias aplicaciones que hacen exactamente la misma función.

Cada año aumenta el número de aplicaciones en Google PLAY
Fuente: Statista

Este gráfico muestra el número de aplicaciones en Google Play desde 2009 a 2016. Fíjate que en Septiembre de 2012 habían unas 675,000 apps mientras que en Septiembre de 2016 tenemos 2,400,000. En un periodo de 4 años se ha multiplicado por casi por 4 el número de aplicaciones móviles.

Obviamente, la tendencia está bastante clara. Así que cada mes que pase, la competencia va a ser más fuerte.

Conclusión, debes tener preparada una estrategia de marketing para dar a conocer tu aplicación. No reserves todo tu presupuesto para el desarrollo de la app. Si tienes un buen producto, pero nadie lo conoce, no tienes nada.

7. Tener prisa por lanzar la app

Una de las tentaciones al empezar a ver tu aplicación ya instalada en un dispositivo, es tener prisa por lanzarla.

No te precipites al sacar tu aplicación al público. Asegúrate de tener una aplicación robusta que tenga el mínimo de errores posibles. Obviamente que no vas a crear una aplicación sin absolutamente ningún error en su primera versión, pero si que puedes minimizarlos al máximo.

El ecosistema de dispositivos móviles que tenemos hoy en día es muy variado. Tenemos móviles de todos los tamaños posibles, con versiones de sistemas diferentes y en el caso de Android, con fabricantes que alteran el propio sistema a su gusto.

Todo ello hace que las aplicaciones móviles sean más propensas a errores que, por ejemplo, una web. Esta es una de las explicaciones por las cuales recibes semanalmente varias actualizaciones de las apps que ya tienes instaladas en tu dispositivo. El típico mensaje de “Bugs fixed”.

Una buena manera de probar tu aplicación es con un grupo de beta testers. Gente que prueba tu app sabiendo que aún no está lista para producción. Busca e invita gente a que pruebe tu app y te diga qué le parece.

El grupo de beta testers te servirá para varias cosas. Podrás encontrar nuevos errores, obtener feedback de lo que opina la gente e incluso cambiar cosas en base a esa información antes de lanzar públicamente la app. Al fin y al cabo, tú no eres objetivo con tu propia aplicación. La opinión y el uso de varias personas ajenas al proyecto puede decir cosas muy interesantes de las cuales no te estabas dando cuenta.

8. No incluir analytics

¿No has pensado incluir un sistema de analítica? ¿Cómo vas a mejorar la app?

Un error grave es no incluir desde el día 0 un sistema de analítica que te permita ver lo que está pasando en tu aplicación. ¿Qué función se está utilizando más? ¿Cuáles son prescindibles? ¿Cuándo abandonan los usuarios la app?

Todas esas preguntas te las permitirá contestar un sistema de analítica. Si no tienes datos de lo que está pasando en tu aplicación, estarás caminando con una venda en los ojos.

Existen muchos sistemas en el mercado, Google Analytics y Mixpanel son buenos ejemplos. Además no son nada difíciles de implementar. En un día de desarrollo puedes tener tu aplicación lista para recopilar toda la información de lo que pasa.

Es de vital importancia utilizar un sistema de analítica para tu aplicación móvil

Con los datos en la mano, podrás tomar decisiones basadas en hechos y no en teorías que surgen de tu propia opinión. Podrás establecer objetivos a través de los datos que recibas e ir desarrollando tu aplicación con el fin de aumentar esos objetivos. En definitiva, tendrás una mejor visión de cómo esta evolucionando tu aplicación.

Conclusión

A la hora de lanzar una aplicación deberías tener en cuenta que no vas a crear la app perfecta el primer día. Tu versión 1 no tendrá nada que ver con la 10. Se trata de ir mejorando poco a poco al tiempo que vas observando la respuesta de los usuarios.

Tampoco trates de salir en todos los sistemas posibles el primer día, vete añadiendo versiones para las distintas plataformas cuando sea posible.

Un punto muy a tener en cuenta, es el presupuesto que dedicas al desarrollo de la primera versión. Recuerda que deberás reservar una parte para promocionar tu aplicación y mantenerla, pero asegúrate que, aunque sea una primera versión, empiece de la mejor manera posible. No recurras a desarrollos de bajo coste que te pueden traer dolores de cabeza. Al final todo lo barato puede acabar saliendo caro.

Por último, asegúrate de probar bien tu aplicación con el máximo de gente posible y no olvides incluir un sistema de analítica que te permita evaluar lo que pasa.

Obviamente que puedes cometer errores, todos lo hacemos, simplemente he intentado plasmar algunos de los errores que yo mismo he cometido alguna vez con la intención de que tu los puedas evitar.

Espero que todos estos puntos te puedan servir de ayuda. Para cualquier cosa, puedes contactar directamente conmigo a través de mi formulario de contacto y te responderé en cuanto me sea posible.

Compartir